Cuestiones sobre la crisis del cristianismo, IV

Se sea ateo o agnóstico o creyente en otra religión no cristiana, se tenga la filosofía o ideología que se tenga, es necesaria para la humanidad que analice por qué el cristianismo parece que está en crisis. O al menos para muchos sienten que está en declive o en decadencia o en crisis, al menos en Europa, al menos en Occidente.

Porque de resolver esta cuestión, de dilucidar y analizar esta realidad, quizás dependa que la vida y la existencia humana, sea hoy y mañana de una manera o sea de otra.

– Entendemos y admitimos que incluso no negando aspectos negativos del cristianismo a lo largo de la historia, especialmente del uso que los humanos han hecho de esta realidad, creemos que el cristianismo como filosofía-ideología-religión ha sido una fuerza teórica y práctica enormemente buena y necesaria para los seres humanos.

O dicho de otro modo que el cristianismo ha sido un conjunto de elementos esenciales para que la especie humana superviva en los avatares de la historia.

El cristianismo ha impregnado el mundo de una fuerza positiva para la humanidad, especialmente Europa y Occidente, todo lo grande y bueno que existe en Europa y Occidente, está impregnado de cristianismo. La declaración de los Derechos Humanos, no habría sido posible sin el cristianismo, y en cierto modo, esta carta está llena de cristianismo, si no en todos los elementos, si en una gran mayoría. Incluso las ideologías que han atacado hasta las raíces el cristianismo en el siglo veinte, tienen ciertos rasgos esenciales de cristianismo. Los grandes valores occidentales son, en gran medida, cristianos. Y no solo las catedrales o el arte occidental.

– Los cristianismos entre sí, las diversas iglesias cristianas, seria y profundamente, deberían intentar crear lazos y viaductos de entendimiento, porque deberían darse cuenta, que al menos en la práctica, deberían tener el mayor grado de comprensión entre ellas, de cara al exterior, de cara al interior.

El desgajamiento de iglesias cristianas, el surgimiento de nuevas iglesias cristianas, especialmente desde los luteranismos y movimientos posteriores a la reforma, es una enorme preocupación. Porque el árbol no deja de crecer y de nacer nuevas ramas, y esto creo que es un elemento de debilidad del propio cristianismo y una imagen de confusión para el resto de seres humanos. Las iglesias evangélicas deberían intentar atajar este movimiento, y si es posible, unificar criterios entre ellas, y formar un tronco en común más fuerte y más compacto.

Y desde luego las tres grandes corrientes del cristianismo la Iglesia Católica, la Iglesia Ortodoxa y los evangélicos tendrían que seriamente ponerse a hablar y unificar y crear puentes, no hablar tanto de ecumenismo, e intentar revertir la situación, si es posible, mirando los textos sagrados de la patriótica e intentando con buena voluntad, unir puntos de vista, a y en todos los temas posibles. Primero, por ejemplaridad ante todos los cristianos, segundo, por ejemplaridad ante todos los fieles creyentes en otras religiones-metafísicas, tercero por ejemplaridad a todos los humanos ateos y agnósticos de un lugar u otro del mundo.

– Cuesta trabajo pensar, que tantas personas de buena voluntad, de conocimientos culturales más que la media, personas consagradas a Dios, sea por el presbiterado, sea por votos religiosos, a veces, se les vea con tantos defectos. Personas que si de verdad creen que Dios, dentro del catolicismo, está en la Eucaristía, a veces, sean tan débiles, sean o tengan tantos defectos, incluso siendo personas de mayor nivel moral que la media de la población. Cuesta trabajo pensar, o es que pasan por enormes crisis de crecimiento espiritual, sufren enormes tentaciones que el resto de mortales no sufrimos, quizás tengan crisis profundas de fe, o quizás, la naturaleza humana está doblada, y por tanto, sea una cosa o la otra, o ambas cosas o más razones, al final, uno tiene que plantearse seriamente lo que es la naturaleza humana.

No hagamos experimentos con ella, que si los buenos, son medio buenos, los demás que no somos buenos, somos medio malos, y en situaciones límites resurge todo ese mal y algo de todo ese bien que llevamos. Quizás esto explique como en situaciones límites, algunos seres humanos, quizás un uno o dos por ciento hace barbaridades y crueldades a otros seres humanos.

– Un conjunto de razones de la crisis del cristianismo, es que muchas de las funciones que durante siglos ha hecho dicha entidad ahora la hace la sociedad civil (enseñanza, hospitales, residencias de ancianos, etc.), o dicho de otro modo, multitud de obras de caridad las realiza la sociedad civil y el Estado y una multitud de organizaciones y entidades sociales privadas, de carácter teóricamente sin ánimo de lucro.

Por lo cual, quizás el cristianismo, toda orden o instituto religioso debería intentar, estudiar o analizar al menos, que cada equis número de centros en Occidente, al menos tenga uno en países del Tercer Mundo. Y quizás entonces, se daría un florecimiento de vocaciones del tercer mundo hacia el primer mundo. Además de realizar toda la labor social que durante siglos ha realizado en Occidente. De ese modo, quizás se podría mantener todos los centros abiertos en Occidente y se abrirían nuevos en el resto del mundo. Quizás de ese modo, el cristianismo tendría otro instrumento para que no caiga en una mayor crisis, en muchos de sus vectores o variables o parámetros o funciones o relaciones, y seguiría cumpliendo con su labor de milenios.

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (12 septiembre-06 noviembre 2018 cr).

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Otros artículos relacionados