mar. Feb 19th, 2019

Máximas IX de Juan de Portoplano

Intentar unir dos subgéneros literarios, el artículo periodísticos con el ancestral de las máximas-sentencias-dichos-adagios, es diríamos no fácil. Me pregunto muchas veces, no si los grandes maestros de los siglos que nos han precedido, milenios, no se utilizarían estos dos subgéneros juntos o combinados, que yo creo que sí, porque desde hace varios siglos el periodismo, es diríamos una realidad en la historia humana, sino cómo lo utilizarían y que recepción tendrían hoy, frases o adagios de Cioran, Montaigne, Epicteto, Gracian, etc.

– Creo que el lenguaje oral natural y el escrito es muy imperfecto, pero como no tengo otro, habré dicho cientos de millones de palabras a lo largo de mi vida, he escrito docenas de millones de palabras.

– Cuánto avanzaríamos si alguien inventase o descubriese un lenguaje más perfecto que el de las palabras. O si alguien, empezase a pasar a lenguaje del método científico todo lo que ahora se expresa con palabras…

– ¿Si no pones límite a la tristeza, ésta te va arrastrando poco a poco, te va engullendo poco a poco…? ¿Pero ese límite tienes que conseguirlo con paz y mesura y racionalidad y verdad…?

– Ciertos problemas de filosofía son tratados al atardecer, como nos diría Hegel, pero otros son tratados al amanecer, incluso al alba. Es decir, antes, mucho antes que se hayan presentado en la realidad. ¿Uno de estos, que supongo ya se están dilucidando en algunos círculos y comisiones de alto nivel, de diversos saberes, qué vamos a hacer con el ser humano, dentro de equis tiempo, cuándo la Inteligencia Artificial alcance un grado suficiente de desarrollo, la humanidad se va a reducir a si misma, y va a aumentar todas las combinaciones posibles de IA?

– Está el eterno problema, el caballo lo crea o domestica el ser humano, pero después cuándo se sube en su espalda, el caballo nos lleva, es decir, la tecnología la creamos nosotros, pero después cuándo la inventamos o diseñamos ésta nos dirige hacia unas direcciones y no hacia otras.

– ¿Vamos hacia una entidad socioantropológica, que podríamos denominar de superorganismo, que es más que una sociedad-cultura actual o cómo hasta ahora las hemos conocido o entendido o estado, en la cual, la ingente cantidad de datos, datoismo denominan algunos, sea una realidad o entidad en sí, con un poder y permanencia en sí, mucho más elevado, cómo jamás podremos soñar o pensar o sentir o desear o ser o estar…?

– ¿Tenemos, al menos en Europa, instituciones de alto nivel, que están basadas en un alta moral y ética, los Derechos Humanos, pero por otro lado, en nombre de la libertad y de la autonomía personal, una cantidad enorme de la población, colectivos y grupos, ha caído en un grado de inmoralidad apreciable, unos hemos caído en unos errores morales graves, otros en otros? ¿Y éste es el modo esencial que tienen los poderes fácticos de gestionar la sociedad, por un lado, un alto nivel de derechos humanos a nivel jurídico, como jamás hemos tenido, pero por otro lado, la sociedad en general, salvo excepciones hemos caído en unos errores morales graves? ¿Durante siglos nos han gobernado con sistemas jurídicos muy deficientes, pero suficientes para que la existencia continúe, pero con niveles morales individuales y colectivos, por lo general, bastantes altos, al menos al nivel teórico, aunque en la práctica, dejasen mucho que desear…?

– Si es que me puedo considerar escritor-pensador-filósofo, intento como diría Nietzsche insertar en un párrafo lo que otros dedican varias docenas de páginas. Creo que la mayoría de seres humanos, pueden caer en el error de la pereza mental e intelectual, en la pereza del pensar y de buscar datos. Yo invito, muestro el plato de degustación, y le entrego los cubiertos, debe la persona, el comensal, degustar y partir dicho alimento, y llevarlo a la boca y masticarlo y saborearlo.

– Deseo, como Nietzsche, de las pocas cosas que estoy de acuerdo con su pensamiento, deseo que en una página esté incluido lo que la mayoría necesitan diez… Son tiempos, de una cantidad ingente de información, son tiempos, en los que no se tiene demasiado tiempo por tener demasiado tiempo, pero son tiempos, que necesitamos fundamentar demasiados conceptos, para intentar vivir y existir.

– Cada uno selecciona un proyecto vital, y en esa senda se dirige o se sitúa. En ese caminar de vientos y mareas y flores y luces y sombras…

– Todo trabajo funciona bien, si las personas que intervienen en él, en mayor o menor medida, dejan sus problemas personales y afectivos en la puerta y en su casa, y no lo trasladan a su lugar profesional o laboral. Si lo transportan irán de malas maneras, de malas formas, de mala conducta, de malas palabras, y serán una rémora para ellos mismos y para los demás…

– Si encuentras una persona de buena voluntad, intenta no dañarla, porque encontrar una persona de buena voluntad, de verdad de buena voluntad, no de apariencia de buena voluntad, es más difícil que encontrar un trébol de doce hojas…

http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (26 julio-24 octubre 2018 cr).

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »