dom. Mar 24th, 2019

Una reserva marina en La Gomera, que no llega, prohibiría la pesca temporalmente

Propiciar la recuperación y conservación de los recursos marinos minimizando los conflictos de intereses entre colectivos y usuarios. Estos son los objetivos que busca la implantación de una Reserva Marina en el litoral de La Gomera.

Años de malas prácticas por parte de personas que poco o nada tienen que ver con los profesionales del sector han dejado como triste herencia una pesca empobrecida en cuanto a calidad y cantidad.

Lo natural era que después de haberse ido implantado esta figura de forma progresiva en Lanzarote, El Hierro o La Palma, a continuación le tocara el turno a La Gomera. Pero no ocurrió así. La crisis que tantas iniciativas ha frustrado vino también a entorpecer esta propuesta.

Lo cierto es que un número importante de recursos pesqueros están esquilmados por la falta de controles y la práctica de la pesca por parte de gente de otros lugares que no son pescadores profesionales de la Isla.

Los pescadores, sin duda éste esuno de los colectivos que están más interesado en que la Reserva sea una realidad lo antes posible. La secretaria de la Cofradía Nuestra Señora del Carmen de Valle Gran Rey, Fátima Mesa Rodríguez, indica que la actividad pesquera por parte de gente extraña al sector desarrollada durante los últimos años ha llevado a los recursos marinos al límite de su capacidad.

Recuerda que los primeros estudios serios se plantearon hace cinco años. Ya en aquel entonces se suponía que esta figura sería una realidad más o menos inmediata. La propuesta implica una delimitación que abarcaría desde Punta Gabiña hasta Baja del Picacho, de manera que se extendería desde Valle Gran Rey hasta Hermigua, a través de Agulo y Vallehermoso. Todo ello hasta sumar 20.500 hectáreas, lo que la convertiría en la segunda de mayores dimensiones de Canarias.

La necesidad de poner en marcha esta figura reside en que se hace imperioso contar con vigilancia e inspección para que se cumpla la reciente prohibición de utilizar trasmallos, nasas, palangres y otras labores prohibidas. El resultado inmediato sería la recuperación de los recursos marinos de forma más o menos inmediata.

Cuando finalmente la Isla cuente con esta Reserva sólo podrán operar los pescadores profesionales, no importa de que Isla provengan, utilizando métodos artesanales para la captura. O sea, caña, nylon y poco más. También se establecerán vedas temporales e incluso los fines de semana se prohibiría la pesca.

Desde el sector pesquero de La Gomera también se ha pedido que se prohíban los usos deportivos aunque no se plantean reparos a permitir el buceo y los fines turísticos. Precisamente, el 1 de diciembre del pasado año se prohibió el uso de los métodos de pesca no artesanales y se dio un plazo de tres meses para que la medida entre en vigor. Pues bien, pasado este período los pescadores consideran que la ocasión para que exigir que la medida se cumpla con todas las consecuencias ha llegado. “Hablamos de una cuestión que ya es urgente. Se debe aprovechar la prohibición para establecer vigilancia e inspecciones. Pero si contamos con una reserva que avala estas funciones mejor todavía”, indica Mesa Rodríguez.

En la actualidad Canarias sólo cuenta con tres reservas marinas. Por un lado está la de la Isla de La Graciosa y de los islotes del norte de Lanzarote, declarada en 1995 y que ocupa una extensión de casi 70.500 hectáreas, hasta el punto de ser la mayor de España. De esta superficie el 60% se ubica en aguas exteriores y el resto en interiores.

En relación a la isla de La Gomera, desde el año 2004 se comunicó por parte de la Viceconsejería de Pesca del Gobierno de Canarias el estudio para el establecimiento, limitación y caracterización ecológica de los espacios adecuados para la creación de una Reserva Marina de Interés Pesquero.

Aún así y justificándose en diferentes criterios, desde el año 2010 se encuentra paralizado el expediente para lograr la aprobación de la declaración.

Para justificar la creación de la Reserva Marina, biólogos marinos de la Universidad de La Laguna (ULL) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) elaboraron los correspondientes proyectos. Todos ellos ratificaron la viabilidad de la puesta en marcha de esta figura, aunque ciertamente se descartó la creación de dos reservas, tal y como en principio se llegó a plantear.

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »