dom. Feb 17th, 2019

Suicidio: la alarma que no quieren ver

En España, advierten los psiquiatras, el suicidio se ha disparado, el aumento ronda el 50% debido, dicen los expertos,  a la crisis.

De los 10 casos por cada 100.000 mil habitantes registrados en los últimos 30 años, ha pasado a 15 en misma cifra de habitantes.

Apunta la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), que ello, la forma progresiva se debe, a la consecuencia gravitatoria de los efectos de una economía que golpea a la población, clase media y baja. Si bien en los países eslavos o nórdicos, e Hungría, las tasas de suicidio -escenarios constatados- son ligeramente superiores, en España avanza de manera
preocupante camino de sobrepasar.

La pérdida de ideología, la desestructuración de los grupos sociales, la crisis de identidad, la pérdida del trabajo…, son todos ellos, sumado a la desesperanza y trastornos afectivos causados directamente por la situación  desfavorable auspiciada por una economía funesta, la bomba de relojería a que estallado en forma de suicidios. En este país, donde  no pocos medios han hecho omisión de una información necesaria de conocer y donde los políticos se dedican a mirar la luna.

De emergencia, nos hablan las autoridades sanitarias de la Psiquiatría, respecto a los
suicidios que vienen irrumpiendo de manera alarmante. Parece evidente que algo de irresponsabilidad tendrán quienes dicen ser nuestros gobernantes, cuando obvian, se desentienden y pasan del sufrimiento de la gente, que no ven otra que quitarse la vida.

Luego nos hablan; eso sí, de solidaridad fuera de fronteras, contribución a los países en desarrollo, ayudas a las causas foráneas.. Políticos para la galería mientras miles y miles de españoles se suicidan porque no ven luz-se les niega-al final del túnel.

País, donde el único Estado del Bienestar que prima, lo ostentan y disfrutan quienes manejan la chequera y se hacen sitio en esos sillones institucionales de “mamá tajada”. La tragedia humana, el quitarse la vida, no es otra” locura “que tomar un viaje prematuramente indeseado, por la indiferencia de  culpables  que ni sienten ni padecen…

Más pronto que tarde la penitencia se encargará de recordárselos. Una Ley que no está manos terrestres. Por suerte claro.

Joseptenerífe.-

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »