mié. Abr 24th, 2019

Entierran en La laguna al sacerdote de La Gomera Carlos González

Este jueves 7 de abril, la Catedral de La Laguna ha acogido la misa exequial por el sacerdote  Carlos González Quintero, rector del santuario del Santísimo Cristo de La Laguna, fallecido el pasado martes a los ochenta años de edad.

Muchas personas quisieron estar presentes en el principal templo de la diócesis para acompañar en esta partida a la Casa del Padre de D. Carlos. Entre ellas, familiares y amigos, miembros de la Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna, un numeroso grupo de compañeros sacerdotes y varios responsables civiles como los alcaldes de La Laguna, José Alberto Díaz; Icod de Los Vinos, Francisco Javier González y de Hermigua, Pedro Negrín. Asimismo, también estuvo presente el rector de la Universidad de La Laguna, Antonio Martinón y representantes del ejército.

En la homilía, el obispo destacó los 56 años de D. Carlos ejerciendo el ministerio sacerdotal e hizo un recorrido por los diferentes lugares donde fue enviado como presbítero: Primero Fuencaliente, luego Adeje, más tarde vice-rector y profesor en el seminario diocesano. Volvió al servicio parroquial, esta vez en las parroquias de Concepción y el Carmen, en Los Realejos. Posteriormente, en Icod de los Vinos atendió como párroco la comunidad de S. Marcos y otras de ese municipio y en 2010 pasó a ser rector del Santuario del  Cristo de La Laguna, hasta la actualidad.

Monseñor Álvarez resaltó varias cualidades de la personalidad de Glez. Quintero, fácilmente reconocibles por quienes lo conocieron. “Fue un hombre profundamente entrañable, benévolo, que buscaba siempre la conciliación evitando los extremismos. Eso, que junto a su buen humor eran grandes dones que él tenía, lo puso todo al servicio del ministerio”.

El prelado nivariense continuó su homilía destacando que D. Carlos fue un sacerdote entregado al sacramento de la reconciliación. “Cuántas horas en el Santísimo Cristo de La Laguna sentado en el confesionario, abierto y disponible para cualquiera que pasara por allí deseando reconciliarse con el Señor”.

“Despedimos a un sacerdote que no ha hecho otra cosa en la vida que ser sacerdote”, expresó el obispo para finalizar recordando que es una obra de amor y misericordia enterrar a los difuntos y también lo es rezar por ellos.

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »