jue. Feb 21st, 2019

“Adicciones”

Se puede definir la adicción como una enfermedad o trastorno o dependencia física o psíquica perjudicial o negativa o enfermiza para el que la sufre y su entorno y por tanto, también para la sociedad. Pueden existir multitud de tipos de adicciones.

Todo ser humano, posiblemente todo ser vivo sufre heridas y traumas. Todo ser viviente humano, por tanto, hay que intentar curarlas, y que éstas no se conviertan o se transformen en adicciones biopsicológicas o psicopatológicas o socioeconómicas… hay que intentar curar esas heridas y esos traumas que todo el mundo sufrirá, quizás causados por si mismo, quizás causado por los demás, a veces, los cercanos, a veces, los lejanos…

1. Hay que indicar que este tema es demasiado complejo para la persona que lo está escribiendo, pero al mismo tiempo creo que es un deber de reflexionar sobre multitud de temas y cuestiones. Por tanto, la prudencia y la racionalidad y la moralidad correcta y el sentido común deben ser las notas máximas de análisis y de interpretación.

– Existen muchas clasificaciones de las adicciones, pero entre otras, una es la siguiente:

a) Adicciones de conducta (adicción al juego, al sexo, a las relaciones, a los romances, a las sectas, al trabajo, a Internet…).

b) Adicción de ingestión (adicciones químicas, al alcohol, a las drogas, a la nicotina, a sedantes hipnóticos…, adicción a la comida).

– Otra clasificación sería, sintetizando la siguiente:

Adicciones a las emociones (rabia, odio, envidia…), a los pensamientos (pensamientos obsesivos, perfeccionismo…), adicciones a las actividades (juegos, crimen, ejercicio físico, trabajo…), adicciones a sustancias (alcohol, drogas, nicotina, comida, cafeína), adicciones a personas (codependencia, adicción al sexo, poder, violencia…).

– Otra taxonomía o clasificación que es similar a las anteriores, sería la siguiente:

Adicciones químicas (alcohol, tabaco, cannabis, otras drogas), adicciones comportamentales (juego, comida, sexo, trabajo, informática, compras, ejercicio físico, etc.), adicciones o dependencias afectivas (dependencia emocional, codependencia, bidependencia).

– Existen clasificaciones más simples que son más bien empíricas, dividiéndolas por grupos (adicción al dinero, Internet, a la comida, al trabajo, al sexo, cleptomanía, mitomanía, ludopatía, tabaquismo, alcoholismo, etc.).

2. ¿Cómo saber si eres un adicto a algo, cómo saber si una actividad o actuación o forma de ser te encamina, o estás en el límite de ser un adicto…?

Como en todo hay distintos factores o indicios, pero entre otros estarían los siguientes:

– Pasas la mayoría de tu tiempo o mucho tiempo pensando en dicha actividad.

– Empiezas a mentir, a engañarte, a engañar a los otros para disponer de tiempo o de dinero para satisfacer esa actividad o necesidad.

– Empleas más recursos de los necesarios, tiempo y dinero, para conseguir esa actividad. Y por lo general de esa actividad no te reporta nada o casi nada…

– En cierto modo sientes que has perdido libertad.

Como en todo fenómeno humano se dan distintos grados, por lo cual hay que intentar no llegar a esa situación de dependencia o de adicción completa. Por otro lado hay que saber el uso de una substancia, beber medio vaso de vino en las comidas, incluso es o puede ser bueno o positivo, pero beber medio litro en cada comida ya estamos en una adicción, en mayor o menor grado…

Hay sustancias que son negativas en sí, y lo que hay que hacer es no consumirlas de ninguna manera, ni por probar, ni por una experiencia diferente, ni porque te lo digan los amigos, ni porque el ambiente invite, ni por baja autoestima, ni por problemas de ese momento, ni por angustia o penas o depresión, ni por problemas afectivos o sentimentales, ni por ninguna razón. Lo mejor en algo que es malo es no empezar en ello…

3. Causas o motivos de las adicciones:

Existen componentes o pueden existir causas o motivos genéticos, ambientales o sociales.

Se están diagnosticando en muchos casos, abusos en la infancia, abusos físicos o psíquicos, problemas socioeconómicos, ansiedad o depresión, falta de autoestima o una baja estima de si mismo, etc.

4. ¿Cómo superar la adicción…?

– Primero, admitir que se tiene una adicción o está uno a punto de entrar en ella.

– Pedir ayuda y consultar con personas especializadas, el sistema de salud, médicos, psicólogos, psiquiatras…

– Dejarse ayudar por los buenos consejos de los cercanos, familiares o amigos…

– Recabar datos de organizaciones que se ocupan de ese problema y que se sepa que tienen un historial serio y profesional…

– Aumentar la autoestima. Todo el mundo tiene errores y defectos. Uno, es más de lo que piensa que es, uno es más de lo que los demás pueden pensar que somos…

– Tener esperanza de superar traumas y heridas, problemas, adicciones… Pensar que todo el mundo tiene problemas, unos tienen de una clase, otros de otros. Antiguamente se decía, saca tu cruz a la calle y encontrarás otras mayores. Pero esto no debe servir para conformarte, hay que superar la adicción, por el bien propio, de los cercanos, de tu propio trabajo, de la sociedad, etc.

– Saber que lo mejor es no caer en ninguna adicción. Pero si ya se está a punto de caer, lo mejor es dejar dicha actividad o conducta. Si se está ya en una adicción hay que tener esperanza, porque otras personas ya han superado dicha adicción, si otros han sido capaces de salir de ella, también podrías ser tú.

– Perdónate a ti mismo tus errores y tus equivocaciones, sean conceptuales, sean afectivas, sean sentimentales, sean profesionales… permítete perdonarte, pero no volver a caer en los mismos errores y en las mismas actividades…

– No frecuentes personas, ambientes, lugares que te hagan caer en la adicción. Aléjate de dichas personas y lugares y ambientes…

– No infravalores las personas que dan malos consejos y que tienen malas costumbres y malos hábitos porque te pueden meter en ellos. Te aconsejarán mal y te pueden inducir al mal o a la adicción. Aléjate del mal y de los males, sean de un tipo o sean de otro… al final, las adicciones son un tipo de mal. Un mal que tiene muchas perspectivas y dimensiones y consecuencias, consecuencias negativas para el mismo individuo, la familia, la sociedad, a nivel de salud física o psíquica o biológica, incluso de salud económica, teniendo problemas económicos, etc.

– Utilizar todas las cosas buenas de la vida, los buenos amigos, el justo descanso, el ocio correcto, las artes, exposiciones, museos, películas, viajes, libros, etc.

5. Quizás para concluir y no alargar este artículo deberíamos aceptar que el concepto de adicción, no solo se debe plantear su curación desde un punto de vista, sino que sea integral y sistemático, es decir, hasta ahora casi siempre se aborda desde un punto de vista, durante siglos, eran considerados vicios o desvirtudes o hábitos negativos tanto morales o espirituales, en la etapa actual, son solo tomados como enfermedades, síndromes, patologías, disfunciones sean psicológicas o biopsicológicas, o trastornos de tipo social o ambiental, o incluso errores económicos o sociopolíticos…

A nuestro corto entender, quizás para abordar de forma correcta estas adicciones y otras que puedan surgir en el futuro, habrá que realizarlo de forma integral y sistemática, dónde los elementos psicológicos, biológicos, médicos tengan una enorme importancia, pero no se olviden elementos y parámetros sociales, económicos, familiares, incluso políticos, pero tampoco se olviden componentes morales y éticos e incluso religiosos y espirituales… creemos que juntando todos estos tipos de factores, variables, personas, ayudas hay y habrá más posibilidades de que primero, las personas, no caigan en adicciones, segundo habiendo caído, puedan salir de ellas, lo más pronto posible y en mayor cantidad o proporción de ellas…

Hay que crear campañas permanentes en la sociedad por las distintas instituciones administrativas pero también por la sociedad civil, para intentar que las personas no caigan en ninguna adicción. Hay que evitar antes de caer en ellas, habiendo caído hay que intentar salir lo antes posible, curar y curarse lo antes posible, y sobretodo no perder la esperanza de la propia curación o de la curación de la persona o familiar que está al lado de una adicción…

Ser prudente y tener compasión y empatía de uno mismo y de los demás, y saber que igual que nadie está libre de caer en alguna enfermedad, nadie está libre de caer en una adicción. Sabiendo esto es más fácil no caer, ser prudentes, tomar todas las precauciones, y dar y darse a sí mismo los consejos y pautas más correctos. Paz y bien y salud.

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm © jmm caminero (19-22 abril 2016 cr).

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »