mié. Feb 20th, 2019

3870 muertes por suicidio en España en 2013

Según las cifras oficiales del INE este número de personas se infringieron a sí mismas la muerte en dicho año. Independientemente de lo que expresen o digan los expertos, podemos y debemos reflexionar, modestamente según nuestro parecer sobre este acontecimiento. De esa cifra 2911 eran varones, el resto mujeres. 1.101 varones de una edad entre 45 y 65 años. Además de que estas muertes se producen más estadísticamente en municipios grandes o en municipios pequeños, menores a diez mil habitantes. Los modos o instrumentos de muerte difieren según se sean hombres o mujeres, y cambian la forma según la comarca o costumbre cultural. Se indica que ocho muertes por suicidio al día se producen en España de media. Según la OMS fallecen en el mundo ochocientas mil personas al año por suicidio, sin contar el número de los intentos que no terminan en muerte…

No hay que decir, que hay que escuchar y oír lo que nos dicen los expertos en estos temas, sean médicos, psicólogos, psiquiatras, etc. Pero un articulista, al menos el que escribe estas líneas, modestamente, puede y debe tocar y tratar una serie de temas, como éste, que puede ser que no les guste especialmente, pero sentimos que es una obligación del escritor articulista tratar y analizar una diversidad de temas o cuestiones. Porque quizás la información y la reflexión pueden ayudar a tomar más conciencia, y si es posible hacer disminuir dichos efectos y consecuencias… No podemos obviar que estas cifras son casi el doble, en dicho año a los fallecimientos por accidentes en carretera…

– ¿La situación social y económica puede agravar, ser una variable más en la cuestión del suicidio…? ¿El paro, los desahucios, graves enfermedades familiares o de un miembro de la familia, problemas afectivos familiares muy graves, situaciones familiares muy graves a nivel económico, etc.? ¿Pero quizás ese elemento o elementos es diríamos la última nota o la guinda que hace verterse el agua del vaso…?

– ¿Igual que se realizan campañas a favor de la desaparición o disminución de otros males, no se deberían realizar lo mismo en este tema, hacerlas más sistemáticamente…?

– ¿Los expertos y las asociaciones que se ocupan de estos temas, la sociedad civil y sus instituciones, la administración pública, las universidades y la empresa privada y las organizaciones sociales no deberían conjuntar y estudiar dicha cuestión…? ¿Crear programas de investigación para intentar solucionar dicha cuestión, al menos reducir el número de personas que deciden terminar sus vidas…?

– ¿La sociedad o parte de ella ha caído en una anomia moral y ética, en una crisis de valores morales adecuados y más verdaderos y esto es una de las razones del suicidio? ¿No sería la única pero es una de las más esenciales y fundamentales…? ¿El ser humano se encuentra perdido en el mundo, en mayor o menor grado, si después además suceden circunstancias, males de todo tipo, a unos de un tipo y a otros de otra manera, pueden caer en la desesperación, en la angustia, en la negra pena…?

– ¿Durante siglos las concepciones y convicciones religiosas, basadas en una moral de la supervivencia ha podido ser un muro en defensa de la vida y en la no admisión del suicidio, pero la época moderna ha disminuido mucho la religiosidad popular, de los diferentes colectivos, de los individuos, por lo tanto, esa defensa ante el suicidio ha disminuido…?

– ¿Vivimos en una sociedad que se hipervalora el placer, las nuevas experiencias, y poco se valora el ascetismo, un estoicismo de soportar, no buscar, pero si soportar el dolor, la enfermedad, la angustia, la pena…? ¿Nos enseñan y nos educan en multitud de factores y variables de la existencia, pero poco en soportar las alegrías y las penas de la vida…?

¿Además en los senos sociales estamos expuestos a multitud de emisiones de publicidad y propaganda, vemos claramente lo que no tenemos, y cada vez infravaloramos lo que tenemos, siempre estamos en una especie de tener más, un viaje más grande, una casa más grande, un coche más grande, unos conyugues más jóvenes…? ¿Hemos entrado en una dinámica de la insatisfacción permanente, sea adrede o sea debido a que es la única manera de mantener millones de puestos de trabajo o sea a una evolución histórica y social que creemos que controlamos, pero que no lo hacemos…?

– El soporte familiar en muchos sentidos se ha debilitado. Las costumbres familiares que algunas venían de siglos de evolución se han deteriorado en gran parte… Lo cual crea diríamos más debilidad al individuo y a la familia como soporte de los individuos…

El suicidio provoca enormes angustias para las personas o familiares, que no entienden nunca las razones, que nunca saben el por qué, que se sienten culpables. Más si es un hijo, más si es un padre o madre… Queda una angustia y un vacío que quedará en los familiares cercanos, esposa o hijo o padre o madre o hija o hermano que durará durante toda la existencia de esas personas… la culpabilidad es eterna, la culpabilidad no se suaviza, la culpabilidad o sentimiento de culpabilidad no se termina…

– ¿Quizás, como todo lo humano y todo lo social humano tiene multitud de variables y componentes y, en unos individuos se dan unas causas y en otros, sean otras? ¿Pero pensamos que quizás si la sociedad gestionara mejor los recursos humanos, valorará más y mejor los valores de los demás, los estudios y esfuerzos de los demás podrían disminuir los suicidios? ¿En definitiva si se gestionasen mejor los recursos humanos quizás serían razones que disminuiría el porcentaje de suicidios…? ¿Quizás, guste o disguste habría que plantear que la sociedad y sus diversidad de oficios y profesiones y carreras profesionales no están bien gestionadas, no se valora lo suficiente el mérito, el verdadero mérito y se incrustan otras razones, y por tanto, se crea mucha frustración en los individuos y colectivos, que después se amplifican con otras razones, es decir, los fracasos profesionales injustos, puede ser el fundamento del suicidio, que después se complementan, con los problemas laborales, profesionales, familiares, afectivos, sentimentales, sociales, económicos, culturales, morales, etc.?

– El duelo que toda familia debe soportar por la muerte de un ser querido. Es en determinados casos más complejo, especialmente si es un hijo, especialmente si es un caso o tipo de muerte por suicidio… el vacío que queda es difícil de ir rellenándolo. Hay autores que indican que la sociedad no siente tanta simpatía o empatía por los familiares que deben sufrir los efectos de un suicidio en ese seno familiar…

– Como todo fenómeno humano existen multitud de variables, datos, hechos, factores que intervienen en el suicidio, por lo tanto, tenemos que abordarlo como una especie de cóctel ir buscando las razones y motivos, y en la medida de lo posible ir combatiéndolas e irlas disminuyendo e irlas mermando, para al reducir las causas y motivos, se puedan reducir las consecuencias y el número de suicidios, en todos los tipos y en todos los géneros y en todas las edades… Disminuir los intentos de suicidios para que disminuyan los suicidios consumados…

– Parece ser que España tiene una de las tasas más bajas de suicidio de Europa, quizás debido a los factores de más unidad familiar, quizás todavía quedan grandes colectivos que siguen creyendo que el suicidio es un mal, un mal no solo biológico o psicológico, sino también moral y ético, pero también es un mal religioso. Por lo tanto, todavía una forma de pensar tradicional influye en que existan porcentajes inferiores en nuestra sociedad. Pero eso no quita para buscar soluciones e intentar que estas cifras disminuyan…

– Se han diagnosticado diferentes razones, como algún suicidio familiar anterior, por traumas en la infancia o en la adolescencia graves, por traumas familiares o afectivos, por problemas económicos graves, por rupturas familiares, por depresión, por otras enfermedades psicológicas o psiquiátricas, por situaciones sociales y políticas muy complejas, como conflictos armados o de diverso tipo… aunque todo suicidio siempre va unido a la depresión. Por lo tanto, hay que combatir la depresión para a su vez disminuir el peligro potencial de suicidio…

– Se habla de baja autoestima, se habla de personas de buena voluntad que se han pasado media vida intentando hacer el bien, intentando ser buenas personas, y sienten que apenas han conseguido nada, y a eso se le añaden otros factores externos o familiares o internos, y caen en una depresión, debida a factores externos o, e internos, y por tanto caen en una depresión, en mayor o menor grado, que pueden terminar al final en dicha realidad de un potencial o posibilidad de suicidio…, que puede terminar en un intento de suicidio, y por consecuencia en un suicidio consumado y eficiente…

– Que los medios de comunicación no den detalles morbosos, ni técnicas o medios o instrumentos como se han realizado o sucedido determinados suicidios. Por si se crea una especie de contagio, pero los medios de comunicación deben hablar sobre el problema, para concienciar del problema, para reducir el número de causas y motivos y casos. Para disminuir el número de intentos de suicidio, para disminuir los casos de muerte por suicidio. Para intentar sosegar y consolar a los familiares que han sufrido este acto en su seno… para encontrar soluciones, quién sabe si a una persona se le ocurre una idea que a otros no se han visto para hacer disminuir el número y las causas.

– Quizás crear un buzón de sugerencias para encontrar razones o motivos o causas o soluciones de dicho problema. Quizás poner un número de la esperanza, para tratar estos temas, que puedan hacer organizaciones que se ocupan de este tema, en los centros de salud, organizaciones filantrópicas… Un teléfono de la esperanza dónde cualquier persona pueda llamar en caso de estar en una situación límite y dicho servicio pueda orientar a dicha persona para que no realice dicho acto, u orientar a familiares a lo que deben de hacer… un número de teléfono de la esperanza adscrito a la Cruz Roja o a otras organizaciones sociosanitarias u hospitalarias… cada hospital tener un número específico con este tema, quizás existir un número de aviso nacional, un número de tres cifras para este tema…, un número fijo a nivel nacional…

Como conclusión, solo puedo indicar que si alguna persona siente esa llamada al suicidio acuda a los especialistas y lo indique, sea médico de familia, psicólogo o psiquiatra. Si los familiares notan o ven o perciben señales de ese mismo problema lleven a su familiar al especialista, antes que el problema se agrave. En tercer lugar, la persona que sufre esa sensación o ese miedo o ese temor o esa tentación o ese deseo, piense que después de la noche viene el día, aunque después del día venga otra noche, que piense que en la vida ha tenido días obscuros y tormentosos, pero que también ha tenido días claros y felices y saludables… No olvidar que todos los problemas por muy graves que sean pueden disminuir o desaparecer o se pueden ir soportando, y se puede seguir viviendo con ellos, por muy grandes que sean, enfermedades de todo tipo, problemas económicos, cuestiones afectivas graves, pero que el suicidio es un acto que no tiene vuelta atrás. Un problema puede ser transitorio, aunque sea grave, pero el suicidio es una respuesta inadecuada y definitiva, no tiene solución después de hecho…

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm http://twitter.com/jmmcaminero © jmm caminero (28 marzo-01 abril 2016 cr).

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »