dom. Abr 21st, 2019

190 millones de tapones para un elevador

Con tan solo 13 años padece distrofia muscular y se mueve gracias a una silla de ruedas / Duerme en el salón de su casa porque las escaleras le impiden acceder a su dormitorio / Su familia pide ayuda para costear un elevador

Cuando Manolo diseñó su casa jamás pensó que las escaleras interiores de su vivienda se fueran a convertir en un verdadero problema para su hijo pequeño.

Fran Orula, su hijo, era un niño muy fuerte, ágil e inquieto, pero según iba creciendo la fuerza de sus músculos comenzaba a fallar “de repente el niño se caía y le preguntábamos qué le había pasado y nos decía que las piernas no le respondían, y se desplomaba al suelo” El tiempo iba avanzando y los músculos de Orula dejaron de funcionar, ahora tiene 13 años, se mueve gracias a su silla de ruedas y su autonomía se ha visto reducida, especialmente en su casa.

La habitación de Fran está en la segunda planta de la vivienda y para poder acceder hay que subir por una escalera con múltiples escalones de escasa dimensión, con una inclinación bastante pronunciada, y con la silla de ruedas es imposible. Tanto se ha complicado la situación que la familia de Fran ha tenido que colocar una cama en el salón de la casa, en la que duerme Fran y su madre, para que el niño pueda descansar porque ya no puede ir hasta su habitación.

17 mil euros en forma de tapones

El jardín de la casa está repleto de bolsas y garrafas llenas de tapones, montañas de tapones solidarios que forman parte de la campaña de recogida de tapas que la familia ha puesto en marcha a través de la Asociación Iraitza para poder a ayudar a su pequeño e instalar en el salón de la casa un elevador que permita a Fran ir a su habitación de manera autónoma y sin la ayuda de nadie.

 “El presupuesto más económico que hemos encontrado asciende a 17 mil euros. “En casa el único ingreso que

entra es el de mi mujer que son 900 euros, yo trabajaba en la construcción como encofrador pero me quedé sin empleo”

Para poder obtener el dinero del presupuesto necesitan reunir 190 millones de tapones, un total de 95 mil kilos o apelar a la solidaridad de los canarios.

“Solo pedimos que alguien nos ayude a costear este elevador, es un niño, tiene tan solo 13 años, está creciendo, empezando a vivir y tenemos que ayudarlo” Su familia podría costear los materiales o el coste del elevador pero el presupuesto al completo es inviable con un sueldo que no llega ni a los mil euros.

Una vez más la sociedad tiene que apelar a la solidaridad de la gente, buscar ayuda en personas anónimas que “arrimen el hombro” para que nuestros jóvenes tengan una alternativa, un futuro mejor donde ser felices y superar los obstáculos que se cruzan por el camino.

http://www.mirametv.com

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »