lun. Feb 18th, 2019

“Solitarios: Unamuno”

0. ¿Qué es un ser humano? ¿Qué hace su tiempo y sociedad y la historia de un ser humano? ¿Qué nos dice Unamuno de él mismo, qué nos dice de nosotros los seres humanos, qué nos dice ahora y para ahora…? ¿Unamuno un ser que tenía una sociedad, no solo el Estado en la cabeza, una cultura, la Cultura en la cabeza?

1. Miguel de Unamuno y Jugo, 1864, Bilbao, 1936, Salamanca.

Se dice que Unamuno nació en el fragor de una guerra civil, una, la segunda de las carlistas, y murió en el fragor de otra guerra civil, la de 1936. ¿Por tanto podríamos decir que Unamuno nació entre dos guerras y en medio le tocó más directamente o indirectamente las guerras de Marruecos, la primera guerra mundial y quién sabe si ya atisbaba en su mente y corazón profundo la segunda guerra mundial, sin olvidar las guerras que ya habían empezado, conexionadas con la segunda guerra mundial, en Oriente? ¿Sin negar la revolución soviética y su guerra de su nacimiento e infancia, la segunda carlista…? ¿Es decir, que podríamos indicar que Unamuno nace en la guerra y entre guerras, quizás de ahí todo ese carácter, que se ha llamado contradictorio, contrario a todo, contrario a sí mismo, perplejidad, del dilema, de las falacias-sofismas para encontrar la verdad o verdades…?

2. No puedo, al menos yo, en unos cientos de palabras meter en un frasco de artículo toda la complejidad, riqueza, aristas, contrariedades, contradicciones, paradojas, vicisitudes del gran Unamuno, pero si indicaremos algunos caracteres y características, que quizás no sean las más importantes, pero que si reflejan algo de él, pero también de nosotros. Unamuno ha sido un tema de reflexión desde mi adolescencia junto con Ortega, por lo cual, quizás no tenga suficiente perspectiva de distancia para juzgarlo y, tampoco quiero juzgarlo, quizás eso sea bueno porque así, podemos reflexionar quizás sobre algunos aspectos colaterales y otros esenciales, como algunos de los que ya hemos indicado:

– Unamuno intentó durante toda su existencia poner en armonía extremos, extremos de realidades, extremos de ideas y de pensamientos. No sé, nunca he averiguado saber por qué tanta contradicción, quizás por quedarse huérfano tan joven, quizás por influencias del sufrimiento consciente o inconsciente en su madre y en su familia de la guerra carlista que le tocó vivir-existir. Quizás por el enorme esfuerzo de intentar combinar ideas y hechos y datos en nuevas teorías y conceptos, y no ser capaz de hacerlo. Quizás en todas sus obligaciones personales y biográficas y familiares, “criar y crear una familia abundante”. Quizás simplemente que los individuos, todos somos distintos unos a otros, en mucho iguales o similares, en poco o en mucho diferentes. Siempre intentando narrar su diferencia con los demás, siempre fijando su individualidad. Y aquí su hambre de existir eternamente, su hambre de eternidad, esto podría ser una variable de Unamuno… Siempre pasando por distintos movimientos ideológicos filosóficos, pero también diversas interpretaciones del cristianismo. Por eso, todo el mundo o casi todo el mundo, acoge sus ideas o su figura en un tiempo, y todo el mundo, en otro tiempo lo rechaza… Unamuno es el que refleja más que nadie en toda la historia de España, la historia interna del librepensador. Solo es eso un librepensador y un libreobservador…

– Muchas veces pienso en Unamuno y Ortega, que tanto hicieron, con razón o sin ella, para que el Antiguo Régimen, según ellos, materializado y cristalizado en la Monarquía cayese, y desde luego que se derrumbó, pero cuándo participaron en la vida política activa, en el Parlamento, ambos, por razones semejantes y diferentes, se dieron cuenta que no podrían poner lucidez en la política activa española. Ambos recogieron un sonado fracaso. La relectura para hoy, por eso pienso tanto en ello y en ellos, es que destruir es fácil, se ponen muchas fuerzas de acuerdo en destruir un edificio o un puente o un rascacielos, pero después construir otro rascacielos mejor u otro puente mejor es muy difícil. Reflexiono mucho sobre estos aspectos. Bien harían otros también en meditar y pensar y conceptualizar este tema…

– Unamuno nos narra viajes, viajes interiores, incluso los viajes exteriores son viajes interiores, son para narrarnos viajes interiores. Los viajes exteriores por España es una forma de narrarnos sus viajes internos… ese es su mundo. Quizás, su mundo exterior era en gran parte la extroversión de su viaje interior o de sus distintos viajes interiores, pasando por distintas ideologías o filosofías y teologías e intentando contrastarlo con el presente, con su presente…

– Estar siempre contra todo, queriéndolo o no, porque estaba siempre en contra de sí mismo, siempre en contra de los vencedores, porque quizás pensaba que desde fuera se podría cambiar mucho, porque le dolía España, porque al final, aquello de Antonio Machado, parafraseándolo “españolito que naces, una de las Españas te atravesará el costado-corazón-alma-carne-mente”… constante revolución interior, que quizás tenga más relación que la que creemos con la “revolución permanente” exterior de algunos movimientos sociopolíticos ideológicos del siglo veinte y de ahora…

– Se dice que afirmó. “da asco ser hombre”, Unamuno que estudió y aprendió según se dice danés, para leer a Kierkegaard, el padre de los existencialismos, quizás en el caso de Unamuno mezclado con Nietzsche y mezclado con Marx, en distintas dosis según época.

Según parece ser, esta frase que se le atribuye, pero que desde luego podría haber reivindicado, especialmente en el fenómeno de la guerra, “venceréis pero no convenceréis”, idea aplicable a cualquier bando, aplicable a cualquier ideología que llene las cunetas de cuerpos sin sombra y sin calor…

– Posiblemente a la pregunta qué era Unamuno, nos tememos que ni siquiera él sabía y conocía lo que era Unamuno, lo que era el mismo, porque uno mismo es lo que es, pero es lo que piensa, es lo que siente, es lo que hace… y él, siempre estuvo abierto a nuevas ideas, nuevos conceptos, nuevos deseos, nuevas emociones… quizás metido en el barullo cíclico y volcánico de la historia… Quizás Unamuno nos descubrió que ningún ser humano sabe lo que es, aunque aparente ser y saber lo que es… hace un gran teatro sobre sí mismo, su gran obra es su representación sobre sí mismo y de paso sobre los demás…

– “Siempre España”, ¿por qué España siempre es y ha sido un problema para todas las generaciones, quizás desde la noche de los tiempos…? ¿No solo un problema para la generación del 98, Machado, Unamuno, Pío Baroja, no solo para la generación del quince, que diría Ortega y dónde se inscribió Ortega, ni siquiera tampoco solo para la generación del 27, que algunos pagaron un alto precio a la vida, por ser hombre, por ser humanos, por ser de España, Lorca…? ¿Qué tiene España, que siempre, qué cíclicamente, como los volcanes, como los terremotos o seísmos nos destroza por dentro y por fuera, por qué España parece que nunca se termina de hacer, se termina de definir, por qué no sigue una trayectoria final hacia alguna parte, sino que parece que de vez en cuando se detiene y quiere reconstruir otra vez el mundo…, el mundo interior y el mundo exterior…? ¿Qué tenemos en el inconsciente colectivo, nos podríamos preguntar con Jung, que siempre estamos a la zaga y en la cuneta y en el paredón y en la trinchera…, no exageramos, en un siglo y pico, hemos tenido-padecido-inventado-creado tres guerras civiles carlistas, más una guerra incivil cruenta, algunos denominarían guerra ideológica-revolucionaría-de clases? ¿Pongan ustedes el nombre que quieran, solo podemos preguntarle a Unamuno, qué nos pasa, y me temo que él tampoco sabía la respuesta, pero ciertamente nos avisaría, no pongamos los ladrillos para que se pueda volver a repetir, siempre con casi similares soluciones-razones, siempre con diferentes banderas…? ¿Aunque solo una, la lucha entre lo nuevo y lo viejo, siempre ese motivo está en lo más interior, con el vinagre y la sal del sufrimiento-pena-angustia-crisis económica…?

– “Dudar o escoger entre ser santo o sabio o quizás héroe o quizás salvador”, quizás en su fuero interno Unamuno, que siempre estaba en lucha consigo mismo, siempre estuvo luchando en esas lides internas, quizás intentó ser todo, santo-sabio-héroe-salvador, y quizás, en su fuero interno sintió el fracaso de todo, que nunca llegaba a ser-entenderse, quizás eso le llevaba a ir más allá, siempre más allá, para quedarse siempre más acá… Quizás Unamuno nos indica, nos refleja la biografía interior del interior de un ser en evolución dinámica, en constante evolución-cambio-progreso-interiorización-exteriorización. Quizás Unamuno nos muestra-demuestra el enorme misterio-enigma de todo ser humano, quizás en otros seres humanos queda ambos conceptos muy difuminados, pero en Unamuno quedan reflejados en sus hechos, en sus palabras, en sus frases, en sus discursos, en su existencialidad terrenal, combinando siempre varios proyectos…, la vida sociopolítica, la vida socioacadémica, la vida socioafectiva-familiar…

Muchas veces, me he hecho una pregunta, grave y seria, la siguiente, ¿si Unamuno y Ortega y Gasset no hubiesen dedicado tanto tiempo a la actividad política activa, valga la redundancia, podrían haber escritos grandes tratados de política y de otras ramas del saber…? ¿Y siempre me he preguntado, quizás no habrían sido tan importantes, no habrían dado tanta sombra en su época, pero quizás habrían dejado ideas y conceptos y preguntas y razones y argumentos que habrían alimentado a generaciones de hispanos y de fuera de los hispanos…? ¿Quizás habrían demostrado y encontrado nuevas preguntas y nuevas soluciones, quizás hoy sabríamos más de nosotros mismos, quizás no nos habríamos equivocado tanto a lo largo de la historia…? ¿Porque al final el fondo de los pueblos, lo hacen-diseñan los poetas y los filósofos y los teólogos y santos y santas…?

– Unamuno en su juventud, después de quedarse huérfano, rodeado de hermanos, pero sobretodo de las dos figuras de mujer, dos mujeres-viudas, su madre y su abuela. Quizás no se haya estudiado lo suficiente, la diferencia de edad, muy apreciable entre su padre, emigrante a las Indias y vuelto, y su madre, además familiar de su misma familia…

3. Para terminar que puedo decir de Unamuno, pienso dos cosas que Unamuno es inabarcable, ni en su vida, vida interior, que algo de ello refleja en sus miles de artículos, en sus miles de páginas escritas, y en segundo lugar, que yo mismo, yo personalmente supongo sería diferente en mucho o en poco sin Unamuno, porque hay autores, que han ido calando durante lustros, no todos los días hemos ido a beber a sus fuentes, pero raramente no hemos vuelto de vez en cuando a él, no hemos vuelto a pensar y repensar su pensamiento y sus actos y sus acciones-vida…

Le invito a usted, si es adulto, si tiene una situación psicológica y social y económica y moral y afectiva y familiar equilibrada y mesurada, si la tiene que vaya a comer y degustar los platos de Unamuno, siempre aconsejo primer plato Unamuno, segundo plato, Ortega. Ortega del que hablaremos en otra ocasión. Mi homenaje a Unamuno, bien haríamos que no se olvidara su figura para que no cometiésemos los mismos errores que él y su época, y aprendiésemos de sus aciertos de él y de su época, para aprender y aprehender de él.

twitter.com/jmmcaminero

© jmm caminero (03-11 marzo 2016 cr).

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »