mar. Feb 19th, 2019

Soraya Sáenz de Santamaría, de compras por la Milla de Oro acompaña de escoltas y coche oficial

Ocurrió el pasado sábado, la vicepresidenta del Gobierno acudió de tiendas con una amiga por la zona más exclusiva de la capital: la Milla de Oro acompaña de escoltas y coche oficial. 

Quienes la conocen bien la definen como una mujer austera y sencilla, pero también amante de la moda. A Soraya Sáenz de Santamaría, que sorprendió en la boda del hijo de José Manuel Lara con un diseño del joven Eduardo Rivera, le gusta, como a casi todo el mundo, ir de compras y darse algún capricho de vez en cuando. La casta no tiene pudor en salir a la calle.
Eso es exactamente lo que ocurrió el pasado sábado, cuando Sáenz de Santamaría decidió ir, en su día libre, de tiendas por la zona más exclusiva de la capital, lo que se conoce como Milla de Oro. Saenz de Santamaría se acercó al centro de Madrid en su coche particular acompañada de su marido y su hijo y de dos coches más en los que iba un nutrido número de escoltas. Entró en una tienda de moda infantil de la calle Claudio Coello y en Zara.
Los paparazzi que se encontraban por la zona se percataron de su presencia por el llamativo despliegue de seguridad que, sin pretenderlo, llamó demasiado la atención como para que Soraya pasara desapercibida. Localizado el personaje, los fotógrafos se agolparon a la puerta de la tienda de turno para inmortalizar la mañana de compras de la ‘vice’. Pero ella tenía un plan.
Soraya se hizo ‘un Letizia’. Sus escoltas actuaron como suelen hacerlo los de la Princesa en estas ocasiones: pararon a los fotógrafos para registrar sus mochilas y pedirles su documentación, mientras la vicepresidenta aprovechaba que los paparazzi estaban entretenidos para abandonar la tienda de Inditex sin ser fotografiada.
Una mujer discreta
La vicepresidenta del Gobierno, mano derecha de Rajoy por méritos propios, hace todo lo posible por guardar con celo su faceta personal y evitar que los fotógrafos capten una imagen suya que no esté contextualizada dentro de sus funciones políticas. Debe compaginar su cargo público con la maternidad (su hijo acaba de cumplir dos años). Está casada con Iván Rosa (45 años), aficionado a los maratones que fichó por Telefónica en marzo de 2012. Viven en el madrileño barrio de Fuente del Berro, en un chalé de 231 metros cuadrados construidos, que cuenta además con piscina y jardín, y que está valorado en más de 1,5 millones. Juntos han huido del exhibicionismo social que caracterizó siempre a la familia Aznar-Botella y por eso el sábado hizo un gran esfuerzo para que una foto suya de compras no decorase ninguna revista este miércoles.

 

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »