mar. Mar 26th, 2019

Onda Tagoror: La radio que mato el Gobierno de Canarias

¿En manos de qué tipo de políticos estamos los canarios? ¿Hasta cuándo se debe permitir que el caciquismo y el nepotismo se apoderen de las bancadas parlamentarias en esta descafeinada región? En realidad, que nadie espere cambios con la “nueva hornada” recién sacada de las brasas electorales, porque son los mismos, y los que no lo son, sin duda acabarán pareciéndolo.

A muchos de los amigos lectores les sonará eso de las licencias de radio, una gigantesca papa caliente que durante décadas ha estado en manos de la cobardía gubernamental y sobre la que no ha habido políticos valientes que quisieran afrontarla con decisión y sobretodo equilibrio. Regularizar las emisiones de estaciones de radio en Canarias siempre ha sido un tema prioritario, pero sobre el que los gobernantes han hecho oídos sordos legislatura tras legislatura. Hasta que el nefasto presidente de Canarias llamado Paulino decidió poner orden en el asunto, y entiéndase la palabra ORDEN como un ejercicio de ironía por mi parte.

Por fin, hace algo más de tres años, el Consejo de Gobierno hizo pública la lista de 156 licencias aprobadas para la prestación de servicios de comunicación radiofónica en ondas métricas con modulación de frecuencia en la Comunidad Autónoma de Canarias. Y cuál fue la sorpresa de propios y extraños, cuando al consultar la lista de agraciados descubrimos que se le ha concedido a un puñado de emisoras el groso de las licencias, emisoras algunas de éstas, que adolecen de no estar ni siquiera afincadas en el archipiélago, sin programación convencional, sin contenidos canarios, y netamente musicales. Emisoras algunas de ellas que recibieron licencias en localidades en las que no tienen ni una pegatina en la cristalera de un bar, y sin embargo allí donde estaban ubicadas desde hace años, no les dieron autorización.

Le sorprendería al amigo lector conocer algunos nombres de reputados, o mejor dicho, afamados empresarios conocidos por lo escorado de sus tendencias políticas y beneplácitos concedidos con anterioridad. Sea como fuere, el concurso de licencias radiofónicas en Canarias es un claro ejemplo de imparcialidad y escasa cualificación de aquellos que tuvieron la tarea de hacer la funesta criba. Y así, de este modo, con pleitos e impugnaciones entremezcladas en el vergonzoso proceso, Canarias en la actualidad dibuja un mapa radiofónico más parecido a los relieves culeros de la fauna tercermundista, que a una sociedad desarrollada del siglo XXI.

Los verdaderos damnificados

En el camino se quedaron, obligadas a cerrar por orden paulinista, emisoras de las que estaban arraigadas a su localidad, a su pueblo, a su barrio. Muchas de esas emisoras en las que podías llamar para denunciar el estado de una acera, anunciar un velatorio o pedir la canción de aniversario. Emisoras de radio que con los medios mínimos estuvieron haciendo un servicio social que en muchos casos correspondía a las administraciones públicas y que por la inmovilidad de éstas, empresas privadas desempeñaban con total naturalidad y compromiso con la información. Decenas y decenas de emisoras de radio en las que es verdad, la mayoría de trabajadores/colaboradores no cobraba, pero presumían de hacer un bien social, una tarea aplaudible y nada reconocida por aquellos que se aprovecharon de ellas en épocas electorales para escupir sus proclamas y mentiras.

Pero es que las emisoras de ahora, y perdón por la generalización, no han aportado nada de nada al nuevo espectro radioeléctrico, no han aprendido  y se permiten dar lecciones de profesionalidad y buen hacer. ¡A la mierda!  Las emisoras regladas, porque llamarlas legales se les queda grande, adolecen de mentir a sus oyentes y jugar con la ley. Lo que impera en la actualidad es eso de “si traes publicidad, empezamos a hablar”. Permítame que le ponga dos ejemplos reales que conozco muy, pero que muy bien.

Ejemplo 1.

Emisora local de radio en la que al presentar el proyecto de un programa para una hora semanal, la entonces directora da su visto bueno con las siguientes condiciones:

“Tienes que pagar todos los meses 800 euros, y generar además, publicidad para el programa y la emisora

De contrato ni le hables, y si hacemos los números, para ganar 1.000 euros al mes, el responsable del programa debe generar al menos tres mil. ¿Pagar por hacer radio? ¿Y estas son las emisoras que ahora presumen de ser legales?

Ejemplo 2.

Emisora local de radio, perteneciente a un reconocido grupo de comunicación, en la que se presenta un proyecto y es aceptado. Única condición para emitir el programa, que el responsable se de de alta como Autónomo y se haga cargo de sus pagos y conceptos legales. Además, el responsable del programa debe generar para la emisora al menos 1.200 euros al mes. Creo que a esto lo denominan falsas contrataciones o Autónomos espejo… también neobandalismo.

Onda Tagoror, la emisora de un Premio Canarias

Parece contradictorio que hace menos de un mes, se conceda la medalla de oro del Premio Canarias a Jesús Simancas Megolla por su trayectoria de más de 50 años al servicio de la comunicación en el archipiélago, y el mismo gobierno que se la concede, sea el que ahora sanciona de forma desproporcionada y parcial al bueno de Sito Simancas y a su emisora Onda Tagoror.

El Gobierno de Canarias, no exento de canallas, sanciona a Simancas con 100.000 €uros a pesar de haber sido admitido como emisora legal, porque según estos saltimbanquis, Onda Tagoror carece de contenidos canarios.  ¿Estamos tontos o que pasa? ¿Qué Onda Tagoror no tiene contenidos canarios? Hablamos de una emisora que es ejemplo de canariedad y raíces gomeras, que apuesta por las tradiciones y retransmite fiestas, romerías y actos públicos y políticos. ¿Qué no tiene contenidos canarios? ¿Acaso las emisoras musicales de los colegas del pudiente tienen contenidos canarios? ¡Venga hombre!

OndaTAgoror

Todos los que hemos crecido en el ecosistema radiofónico, los que llevamos un par de décadas o más frente al micrófono o tras una mesa de realización, sabemos que Simancas es un referente, un maestro de maestros que ha instalado emisoras por todo el archipiélago para empresas que en muchos casos luego le dieron un puntapié, y para las que este hombre de bien, nunca ha tenido malas palabras.

Onda Tagoror, la radio que creó en los años 90 y que sin dudas se ha convertido en la voz de La Gomera –aunque su alcance toca otras islas-, es reconocida no solo en Canarias, sino que las llamadas de oyentes desde Venezuela, Argentina y otros rincones del mundo, se hacen habituales en sus cercanas y naturales emisiones. Claro ejemplo de radio al servicio de la población, Onda Tagoror ahora ha sido callada por el despotismo y nula sensibilidad de los mismos que sonreían al colocarle la medalla de Canarias.

Sito Simancas ante todo es un caballero, porque la noche que lo galardonaron, era perfectamente conocedor de que los caciques de la comunicación habían puesto el punto de mira sobre su pequeña emisora, y que este sería un sablazo difícil de superar. Los mismos que presumen de canariedad, de contacto permanente con nuestro acervo cultural y nuestras raíces canarias, son los que han firmado el cierre de la emisora de todos los gomeros, porque Sito es su gestor, pero la censura divulgativa se ha plantado sobre la isla de La Gomera, ínsula en la que curiosamente los partidos que gobiernan en Canarias sienten que tienen un grano en el culo políticamente hablando.

¿Recuerda la película “Guarapo”? En ella se veía el sometimiento del pueblo gomero a la prepotencia de un godo. En este sentido, la cosa no ha mejorado, y ahora el caquiquismo lleva coche oficial y policía autonómica de escolta.

Todos somos Sito Simancas, todos somos Onda Tagoror.

Estoy convencido que al bueno de Simancas, a sus 80 años de edad, le quedan ganas para hacer batalla y luchar por la honestidad y la decencia. Tranquilo Sito, que para mandar a la realísima mierda y destapar a los cafres, estamos aquellos que te admiramos y respetamos.

Mientras haya comunicadores de verdad en esta tierra, siempre habrá un “Onda Tagoror” y un “Sito Simancas”.

http://canariasplural.com

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »