mar. Feb 19th, 2019

Las bases de UPyD se rebelan contra la corrupción de Rosa Díez y su alianza con el régimen

El eurodiputado Francisco Sosa Wagner ha sido el último, pero no el primero: Unión, Progreso y Democracia (UPyD), el partido que dirige Rosa Díez, con la estrecha colaboración de los diputados Toni Cantó y Carlos Martínez Gorriarán, ha entrado en fase de descomposición y, si no lo remedia, dejará de ser alternancia sobre todo al PP y PSOE. Las acusaciones de corrupción contra Rosa Díez, que escondió un privilegiado e inmoral fondo de pensiones con dinero público en Luxemburgo y se justificó con parecidas explicaciones a las de Dolores de Cospedal con el tesorero Luis Bárcenas –“se trata de una cotización “diferida”– ha dejado tocado al partido que inicialmente se presentó como adalid contra las masivas corruptelas y privilegios políticos. Su posterior alianza con el actual régimen partitocrático, buscando allanar el camino para futuros pactos municipales y autonómicos en 2015, ha sido la puntilla.

Rosa Díez negocia con la corrupción del PP

La actitud cívica de Sosa Wagner, que ya tuvo la decencia y el valor de rectificar públicamente su inicial apoyo al privilegio aéreo de los eurodiputados españoles que vuelan en “bussiness class” con dinero público, no ha sido la única. El dirigente de UPyD ha pedido una alianza con Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, por la similitud de sus programas. Otros altos cargos como la diputada Irene Lozano no han ahorrado críticas al régimen PP-PSOE y sus derivadas nacionalistas CiU-PNV-CC así como su comprensión ciudadana con fenómenos como el de Podemos, señalando incluso las “artes mafiosas del chantaje y la extorsión” de la familia Aznar. Y es que las bases de UPyD, una nueva formación política que surgió gracias al arrojo inicial de Rosa Díez frente al bipartidismo y a su decidida acción contra la corrupción política, sigue siendo necesaria como alternativa reformista a la actual oligocracia, sobre todo entre los votantes de centro-derecha o centro más o menos puro.

La militancia de UPyD no acepta callar la corrupción del PSOE

Que Rosa Díez, junto a los diputados Toni Cantó y Carlos Martínez Gorriarán, se han quedado aislados al intentar esconder debajo de la alfombra la crisis interna que suponía obligar a que su militancia defendiera incluso hasta la corrupción del ya ex-rey Juan Carlos, le ha pasado factura. O sus feroces críticas a otros ciudadanos que se han enfrentado al régimen como Ada Colau o el propio Pablo Iglesias. Sus críticos aseguran que cuando se descubrió su fraude personal y privado con su fondo de pensiones radicado en Luxemburgo “tenía que haber adoptado una actitud ejemplar y cívica: devolver el dinero o donarlo a una ONG y alegar ignorancia. Todos lo hubiésemos comprendido y la hubiésemos perdonado”. Quien así se expresa es uno de los cientos de militantes y dirigentes que se han apartado del partido y que han creado incluso una plataforma digital de significativa cabecera: “Esta no es la web de UPyD”. Otras como “Plaza Moyua.com” también se han hartado de callar. “Como decía Mario Vargas Llosa en su presentación en Madrid el 29 de Septiembre de 2007: “lo malo no es cometer errores, sino no saber rectificarlos”, han escrito otro grupo de simpatizantes críticos.

 

 Valia Merino (Madrid), portavoz de la que fue corriente crítica “La Alternativa Imprescindible”, Juan Espino (Madrid-Rivas), Gerardo Hernández Les (Málaga), Luis Bouza Brey (Galicia) o Rocío Fondevila (Sevilla) e incluso Mikel Buesa (País Vasco), Miguel Angel Castilla (Sevilla), Francisco García Vázquez, Ramón Ibarrola o Manuel Pérez Blanco (Alava) comenzaron la disidencia critica. Y ahora no son los únicos: Rodolfo Laiz, Angelina Gil, Miguel Baños Martínez, Javier Carroquino Oñate, J. Fernando García Martín, Ignacio Gómez Arroyo, Silvia Hierro González, Manuel Pérez Blanco, Sandalio del Río Ruipérez y Javier Velasco Oliaga ya escribieron en el diario “La Razón” una severa crítica contra el cambio de rumbo que ha emprendido Rosa Díez cara a las decisivas y transcendentales elecciones que tendrán lugar dentro de 9 meses.

 Espía en el Congreso

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »