lun. Feb 18th, 2019

La Generalitat teme que Artur Mas y su padre sean los próximos investigados por el ‘caso Pujol’

Artur Mas

Artur Mas

Los nombres del presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, y de su padre, Artur Mas Barnet, podrían ser los siguientes en aparecer en las investigaciones que sigue el Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid contra la familia Pujol-Ferrusola, según aseguran a cuartopoder.es fuentes políticas y policiales. Esos dos nombres, junto con otros vinculados con CiU, aparecían en un informe de la UDEF -sin número de registro- que el Sindicato Unificado de Policía (SUP) remitió a un juzgado catalán el 23 de noviembre de 2012. En ese informe, al igual que en dos ‘notas anónimas’ también remitidas al juzgado, y en otros cinco informes aún sin publicar, se aseguraba que efectivos policiales nacionales y autonómicos podían, supuestamente, haber ocultado datos sobre Mas y Pujol.

Ese informe policial le costó un expediente disciplinario al que fuera secretario general del SUP, José Manuel Sánchez Fornet; fue calificado de “fantasma” por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y fue finalmente archivado por el juez catalán que instruía el ‘caso Palau de la Música’. Ahora, todos esos datos están saliendo a la luz de forma ya oficial a través del Juzgado Central de Instrucción número 5 -que instruye el ‘caso Pujol’- y se esperan nuevas ‘bombas informativas’ en próximas fechas.

La situación es tan grave, que Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), el partido que dirige Artur Mas, y los independentistas de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), de Oriol Junqueras, van a intentar evitar a toda costa la creación de una comisión de investigación en el Parlament catalán sobre el ‘caso Pujol-Ferrusola’, tal y como está exigiendo la práctica totalidad de la oposición parlamentaria en Cataluña. Si eso no fuera posible, CiU y ERC intentarán que, en todo caso, esa comisión no se constituya antes del 9 de noviembre, fecha en la que pretenden celebrar la consulta secesionista.

Los nacionalistas están convencidos de que, al destaparse las supuestas corrupciones de la familia Pujol-Ferrusola, el próximo en ser investigado por los Juzgados podría ser el actual presidente de Cataluña, Artur Mas, junto con su padre, Artur Mas Barnet, a quienes informes de la UDEF atribuían vinculaciones económicas y subsidiarias con los Pujol y con cuentas en paraísos fiscales como Suiza y Liechtenstein.

Se reconoce en esos círculos que no se trata de un ‘farol policial’ porque los datos sobre el expresidente catalán Jordi Pujol, su mujer Marta Ferrusola y sus hijos Jordi y Oriol que ahora están surgiendo desde el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional estaban contenidos, prácticamente en su totalidad, en los informes que el Sindicato Unificado de Policía (SUP) remitió el 23 de noviembre de 2012 al Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona, cuyo titular, Josep Maria Pijuan, instruía el ‘caso Palau de la Música’ (un caso de financiación irregular de CiU)… y en esos papeles aparecían Mas y su padre.

Entre esos documentos que presentó personalmente el entonces secretario general del SUP, Sánchez Fornet -que le valieron una sanción disciplinaria de 45 días y que estuvo a punto de ser detenido por la policía, pero a quien ahora los hechos parecen darle la razón-, se incluían dos denuncias anónimas sobre la corrupción institucional en Cataluña, así como un revelador informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal-Brigada de Blanqueo de Capitales (UDEF-BLA) que, al carecer de fecha, el propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, calificó de “fantasma” (un año después, Fernández Díaz ambién calificó de “fantasma” otro informe que vinculaba al ‘caso Bárcenas’ con contrataciones con las administraciones del PP).

Sin embargo, es el contenido de ese informe el que está saliendo ahora sobre la familia Pujol desde el Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid, cuyo titular, Pablo Ruz, ha citado a declarar como imputado a Jordi Pujol Ferrusola, el hijo mayor del expresidente catalán, pese a que su padre ha reconocido ser él el que mantenía importantes cuentas de dinero en paraísos fiscales. Ruz abrió esta línea de investigación a partir de las denuncias de Javier de la Rosa Martí y de María Victoria Martín Álvarez, que se animaron a declarar después de que el SUP hiciera público en noviembre de 2012 aquel informe de la UDEF.

El inicio de todo: el ‘informe fantasma’ de la UDEF incluía a Artur Mas

Según la copia entregada por el SUP al juzgado número 30 de Barcelona y presentado luego en rueda de prensa en Madrid el 23 de noviembre de 2012, el informe no tiene número de referencia (no consta Registro de Salida, y pone, simplemente, “Borrador pendiente de Registrar”); está fechado, pero la fecha ha sido tachada; está firmado por un inspector de policía jefe de un Grupo no especificado (pero no hay rúbrica), y está referenciado como “Diligencias Previas 3360/2009-D del Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona”, es decir, las del ‘caso Palau.

Como “Asunto”, el informe señala algo tan grave como lo siguiente: “Dando cuenta de posible documentación desaparecida durante los registros efectuados por otro Cuerpo Policial [Mossos d’Esquadra], conteniendo información recuperada, así como otra, de testigos voluntarios con presumible consideración de protegidos”. Es decir, que según ese documento, mandos de la policía autonómica catalana habrían intentado destruir documentación relativa a supuestas corruptelas de personalidades de la Generalitat de Cataluña, como Artur Mas, Jordi Pujol, Felip Puig y CiU, en general.

Hay una intrahistoria no conocida de aquellos días, y que cuartopoder.es revela ahora con respecto a ese informe -y a otros cinco informes aún no publicados pero en poder de este diario-. El entonces secretario general del SUP, Sánchez Fornet, recibió aquel documento, de 17 páginas, de forma anónima en la tarde del jueves 22 de noviembre -un día antes de la rueda de prensa-, y decidió presentarlo primero en el juzgado de Barcelona que investigaba el ‘caso Palau’ porque le avisaron que el entonces secretario de Estado de Interior, Ignacio Ulloa, había pedido que le detuvieran en la misma sede sindical y delante de la prensa si se atrevía a hacer público el informe. El Director Adjunto Operativo (DAO), Eugenio Pino, tuvo que intervenir para frenar esa “locura”.

Además de contener todos los datos que ahora están saliendo sobre los Pujol-Ferrusola (incluyendo posesiones en Argentina, Estados Unidos, etc.), el informe de la UDEF-BLA -que debía incorporarse a las diligencias previas 3360/2009 del Juzgado de Instrucción n° 30 de Barcelona-, refería la posible utilización de las entidades adscritas al Palau de la Música de Barcelona para vehicular fondos aportados por diversas empresas constructoras “en pago de comisiones por la adjudicación de obras públicas en la Comunidad Autónoma de Cataluña”.

Seguidamente, el informe detallaba que dichas comisiones:

“Además de enriquecer a los antiguos gestores del Palau (Félix Millet/Jordi Montull), han servido finalmente para la financiación del partido Convergencia Democrática de Catalunya (CDC/CIU) y se han desviado de parte de los fondos a cuentas personales de sus dirigentes (en fase de verificación, aunque las primeras gestiones producto de colaboración entre organismos afines, determinan la exactitud de los datos aportados por los testigos mediante declaraciones voluntarias, verificándose además la vigencia de los documentos remitidos)”.

Destacaba que:

“La investigación que dio origen a la actual Intervención Judicial, comenzó a raíz de una inspección realizada por la AEAT para dar explicación y seguimiento a los motivos por los que una Institución sin ánimo de lucro, como era el Palau, estaba moviendo cantidades exageradas de billetes de 500 euros. Dado que no se alcanzó justificación suficiente al solicitar explicación a los interesados, se abrió la investigación judicial que actualmente vigente”.

Añadía luego algo que preocupaba mucho en el Gobierno:

“De otra recibida igualmente con fecha de matasellos de 24 de noviembre de 2011, (coincidiendo con la mayoría absoluta que el Partido Popular había obtenido en las Elecciones Generales), donde según testimonios de los propios Mossos D’Esquadra, se había recibido junto con una carta explicativa, una muy detallada documentación que contenía una serie de entramados societarios, que decían corresponder a la familia Pujol, así como a las comisiones que el padre del actual Presidente [Artur] Mas [Artur Mas Barnet] recibía en Liechtenstein por llevar dichas sociedades, de las que según se señalaba, una parte de ello desviaba a su propio hijo“.

La UDEF reconocía al respecto algo gravísimo:

“De esta última misiva, no ha tenido conocimiento ni esta unidad policial ni menos aún Su Señoría, aunque existe la promesa de entrega de la misma, por parte de alguno de los Mossos D’Esquadra integrantes del dispositivo de registro que no están conformes con la decisión de sus mandos politicos de detraer dicha documentación del conocimiento de la Autoridad Judicial“.

Y decía luego:

“Respecto al fondo de las cuentas del padre de Artur Mas encontradas en Liechtenstein, en realidad pertenecen a la familia Pujol toda vez, que era quien llevaba las gestiones como fiduciario en dicho país”.

Añadía, sin embargo, sobre el padre de Artur Mas que:

“En fecha 3 de marzo de 2008 Mas Barnet ha presentado declaraciones complementarias por el IRPF y el Impuesto sobre el Patrimonio de los ejercicios 2003 a 2006. En la declaración complementaria presentada por el Impuesto sobre el Patrimonio del ejercicio 2003 ha hecho constar que tiene un depósito en la entidad UBS por importe de 1.722.936,87 €, lo que no hizo constar en la declaración que efectuó en plazo”.

Y continuaba el relato de la UDEF:

“De las declaraciones del IRPF del ejercicio 2003 (en plazo y complementaria) no se deduce que Mas Barnet hubiera realizado operaciones que justifiquen que el importe del citado depósito (1.722.936,87 €) se hubiera adquirido en el ejercicio 2003, limitándose la declaración complementaria a incorporar exclusivamente los “rendimientos derivados de la transmisión, amortización o reembolso de otros activos financieros” por importe de 110.454,16 €, pero no la adquisición del propio depósito.

“Esto es, el padre de Artur Mas, tenía depositado en la Unión de Bancos Suizos la cifra de 2.300.000 m. € aproximadamente, sin poder justificar el origen de dicho efectivo, ni declarar actividad lucrativa alguna, salvo la de realizar gestiones esporádicas a Jordi Pujol y a Lluís Prenafeta“.

Pero lo peor es que durante la etapa final de Jordi Pujol como ‘molt honorable president’ el consejero de Economía era… Artur Mas. Es decir que, independientemente de lo que pudiera haber en los informes policiales o lo que pudiera salir de la instrucción que realiza el juez Ruz en el Juzgado Central de Instrucción número 5, una comisión de investigación en Cataluña sobre Pujol arrastraría sin duda también a Artur Mas. En ella se pedirían todos los contratos públicos firmados por la Generalitat, como el de la gestión del agua en Barcelona, por poner un ejemplo. Es decir, que pudiera ser que se investigara ahora lo que Pascual Maragall denunció el 24 de febrero de 2005 en el Parlament sobre cobros del 3 % por la concesión de obras en la etapa de Pujol y de Mas.

 

MANUEL ÁNGEL MENéNDEZ

http://www.cuartopoder.es

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »