vie. Abr 19th, 2019

La estafa de los Aznar con el pintor Gerardo Rueda descubre como otros ministros encargaron sus retratos

El Gobierno acaba de reconocer en una respuesta escrita parlamentaria al diputado Gaspar Llamazares que PP y PSOE han gastado 1,3 millones de euros en retratos al óleo de todos los ministros desde 1977, aunque una buena parte de las facturas “no se encuentran”, curiosamente las del primer gobierno de la Monarquía (Juan Carlos) y los de UCD (Suárez), que también poseen rastro administrativo porque se sufragaron con fondos públicos: “no ha sido posible comprobar el importe de de la adquisición de muchas de estas obras, ya que se encargaron y abonaron hace décadas”, desvela la agencia Efe. En el Congreso, sin embargo, todo se ve con normalidad. “¿Por qué te crees que Aznar quiso endosar por 40 millones de euros el legado del pintor Gerardo Rueda?”, pregunta un diputado de un grupo de la “casta”. A falta de una investigación parlamentaria y fiscal que dictamine qué ministros realizaron esta vanidosa malversación de fondos públicos y a qué coste para que paguen los retratos que encargaron y se los queden para que elos ciudadanos puedan recuperar ese dinero, el periodista Alberto Mendoza ha avanzado que “el Gobierno dilapidó más de 400.000 euros en 2010 en retratos pictóricos del ex presidente José María Aznar y varios ex ministros del PSOE y el PP, entre ellos Francisco Álvarez-Cascos y Magdalena Álvarez“. Y es que esta afición a la pintura privada con fondos ajenos no es la primera vez que ocurre.

Resultaría cómico comprobar, si no fuera tan dramáticamente sangrante con la situación actual de paro descomunal y hundimiento económico, como los políticos de la “casta” justifican la dilapidación de fondos públicos con fines privados. El Gobierno asegura que la arbitraria, medieval y seguramente delictiva decisión de una parte de los ministros que desde 1975 (primer Gobierno de la Monarquía) encargaron sus propios retratos con cargo al erario público obedece a “una práctica habitual institucional”. Hasta donde se sabe, era la misma que la del franquismo, pero la posterior oliogracia se la toleró o no quiso levantar las alfombras. Ahora el Ejecutivo del PP asegura que el PSOE es cómplice de la misma: “se ha practicado por gobiernos de distinto signo”, alega. Y los socialistas, por supuesto, callan, incluidos los “nuevos”, como Pedro Sánchez.

El resultado de la investigación sobre los gustos pictóricos de los La relación de ministros que usaron dinero ajeno para poder verse en un cuadro es desgarradora. Uno de los retratos de Pepe Bono (el del pintor Bernardo Torrens) costó 82.000 euros, pero otros 9 retratos de exministros (se ocultan los nombres) costaron 195.138 euros. Incluso 87.869 euros se gastaron en dos retratos del ya ex-rey Juan Carlos, otro de la Reina Sofía y uno más de Isabel II. El Ministerio más manirroto y seguramente el más corrupto a nivel de ministros en esta materia durante el reinado de Juan Carlos I ha sido el Justicia, según este dossier de la agencia Efe. Y no solo por haber fracturado con su propia mano la división de poderes, origen del descontrol y falta de fiscalización judicial sobre el dinero público que hoy vive España: sus 16 ministros gastaron 187.469 euros en retratos.

Los 13 ministros de Exteriores fueron los segundos más despilfarradores: 170.408 euros en retratos, aunque no constan datos de los pagos realizados por los cuadros de los cinco ministros del periodo 1977-1982, que podrían conocerse simplemente preguntando a los pintores cuánto declararon a Hacienda por el cobro de los mismos, ya que fue dinero publico. Los 20 ministros de Trabajo dilapidaron 169.656 euros, sin contar el coste de los 5 de UCD, que es considerado “secreto”, ni tampoco los dos primeros ministros del primer Gobierno de la Monarquía, considerados a efectos históricos miembros de los iniciales gabinetes de Juan Carlos: José Solís y Alvaro Rengifo.

Los 16 ministros de la Presidencia también tendrán que devolver algún día los 157.207 euros que costaron a los ciudadanos sus retratos (pueden ser sustituidos fácilmente por una fotografía o un libro digital a efectos historiográficos). Los 17 ministros de Agricultura gastaron una cantidad media estimada por cada uno de los cuadros de entre los 11.000 y los 20.000 euros (no han querido aportar cifras concretas aunque es dinero público), salvo uno que alcanza la escandalosa cifra de 69.000 euros. Por último, los 18 ministros de Educación gastaron 143.000 euros en sus retratos y los 17 ministros de Sanidad, desde Enrique Sánchez de León a Ana Mato, desviaron 141.341 euros para sus retratos . Otros Ministerios, como el de Economía o el de Hacienda, de Guindos y Montoro, se niegan a proporcionar los datos.

Visto lo visto y con estos antecedentes, ¿queda alguna duda de que los Aznar (José María, padre e hijo) mediaron en un “pelotazo”, además fraudulento (valía como mucho 3 millones), al intentar vender el legado del acreditado pintor Gerardo Rueda por “40.000.000 €, se podría sugerir en dos o tres veces” a Caja Madrid, posteriormente quebrada? ¿No es suficiente indicio el email corporativo que dice: “Querido Miguel: te envio la oferta global. JMA”, enviado desde FAES? o el de su secretaria, Alejandra Losada, solicitando que “Tal y como hablamos hace unos minutos, te agradecería le hicieras llegar, por indicación del Presidente Aznar, los documentos adjuntos a D. Miguel Blesa” (asunto: Fundación Gerardo Rueda). ¿Quienes estaban realmente en el “ajo” de esta estafa? (“Me dice el alcalde que Aznar esta triste por la negativa de caja a su proyecto, Alberto también esta molesto”, confesaba la dirigente del PP y consejera de Caja Madrid, Mercedes de la Merced. ¿Quien era el “amigo” al que el joven José María Aznar Botella se refería en este email: “Si quieres pregunta a tu amigo por el mensaje que te mande. Te puedo asegurar de que existe dolor y decepción”. El fraude llegó incluso a mezclar a un portugués que escenificó un papel de supuesto “mecenas” y el libro de la Biblioteca Blesaleaks “Con pólvora de rey” añade otro “paquete” de correos corporativos que complementan los del primer volumen titulado “Los correos de Blesa: expediente Aznar“. Del primero ofrecemos algunos de ellos para su lectura veraniega:

LOS AZNAR Y LA ESTAFA DEL LEGADO DE GERARDO RUEDA

Una elogiosa semblanza destinada “a quien pueda interesar” en la que desliza una cifra valorando la colección, cosa que hace entre 50 y 55 millones de euros”.

No conozco a nadie que, tras visitar unas exposiciones, escriba al dueño de las obras expuestas y le proponga, sin más, comprarlas en bloque, mojándose por carta con una oferta concreta de “entre 50 y 60 millones de euros”.

“En conclusión, no parece que pueda atribuirse a este conjunto un precio ni remotamente próximo al solicitado, ya que un cálculo generoso no permitiría superar los 3 millones de euros, en el mejor de los casos”.

“¡Qué pedazo de mecenas portugués! Y eso que sus únicas credenciales como mecenas son que es asesor de la Ministra de Cultura de Portugal y patrono de la Fundación Museo Berardo, que no es precisamente el Museo Guetti” (se escribe Getty).

“Sus referencias a Calvo Serraller y a Llorens entraban en el contexto de las exposiciones del IVAM, que ellos comisariaron”.

“Para dejar claro que el precio pedido es disparatado no me ha parecido necesario entrar en detalle de muchas valoraciones concretas”.

“El conjunto es muy irregular en calidad. Junto a unas pocas obras importantes y de valor considerable, hay muchas que son menos relevantes y algunas a las que se les puede atribuir un valor claramente limitado”.

“J. L. Rueda: demasiado deprisa y podemos matarnos”.

“Pepe Guirao ha hablado ya con Jose Luis Rueda. Todo ha ido razonablemente bien y Jose Luis ha quedado en que llamará a JMA (Aznar) para decirle que retira su oferta de venta de la colección”.

“Ayer me llamó Jose Luis R. para decirme que había hablado con su amigo (¿Aznar?), que se iba a ocupar de acelerar el proceso”.

“El interesado no tiene otra cosa que hacer que adelgazar y telefonear”.

Lo más grave: no tardará en salir a la luz que se ha firmado, cuando todavía el terreno no está adecuadamente trabajado a nivel interno ante quienes tienen que autorizar toda la operación de encaje de bolillos”.

“Le dije en su momento a JLR (Rueda) que no me agobiara con gestiones paralelas pero ya se ve el caso que me hace. Seguramente, por un lado, le urge liquidez y, por otro, no renuncia a exhibir la importancia de sus amistades”.

“Voy a llamar a Pilar Martinez (y, si no la convenzo, al Alcalde) para que rebajen sus urgencias, hagan las cosas ordenadamente y nos dejen trabajar sin una presión absurda, inútil y contraproducente que puede dar al traste con el proyecto que el herederísimo pretende acelerar alocadamente”.

“Mi conclusión es que deberíamos abandonarlo por inviable y creo que es una conclusión que se puede argumentar sólidamente ante quien lo necesite”.

 

Fuente: http://www.espiaenelcongreso.com

 

Con pólvora de rey

 

 

 

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »