vie. Mar 22nd, 2019

SUPERCONFIDENCIAL ANDRÉS CHAVES: Casimiro, Casimiro

1.- Yo siento una especial atracción por los golfetes -tómese el término en sentido cariñoso- y Casimiro Curbelo lo es; así que a mí Casimiro me cae bien. Pero, claro, después de la que montó en una casa de putas en Madrid, con insultos a la autoridad incluidos (los guardias), que le costaron el Senado, el presidente del Cabildo de La Gomera tendría que contenerse. Y no se ha contenido, porque el otro día se puso nervioso y -lo digo con las reservas propias del caso- llamó “guarra”, “estúpida”, “hija de puta” y “puta retrasada” a Dévora Conrado , interventora del PP. No sé si tendrá el agravante de que el insulto se produjo en eso que llaman “sede electoral”, porque en este país todos son agravantes y esas cosas. Y tampoco sé si Casimiro andaba beodo o sobrio. Antes, al borrachito esporádico se le eximía y al habitual se le agravaba, o así creo recordar porque el Código Penal ha cambiado tantas veces en este país que no sé bien si era de esa forma o al revés. Esos códices quedan muy lejos en mi memoria.

2.- Casimiro, por lo que se ve, es hombre de lengua suelta, pero no por eso deja de ser un personaje en su Gomera natal, donde lo quieren mucho y donde atiende muy bien a sus ciudadanos. Uno se toma una o dos copas y no sabe lo que dice. ¿O no recuerdan cuando mi amigo Benja Trujillo se mamó con morapio de Chipude y le dio por cantar el “Cara al Sol” en un acto electoral del PP? No sé si Benja era subdelegado del Gobierno, presidente del Cabildo o qué, pero el “Cara al Sol” se lo sabía todito.

3.- Una vez me dio a mí por poner el “Cara al Sol”, que tenía grabado en un reproductor, cuando entraba en la redacción determinado director de un periódico local en el que yo trabajaba. La gente se descojonaba, el hombre cogía terribles sofoquinas y a mí no me echaron a la calle de milagro. Me echaron luego, porque me la tenían jurada, pero por otras cosas. Quiero decir que las frases y los cantos rimbombantes habría que dejarlos para otras ocasiones. Parece que doña Dévora, una chica joven y bien parecida, ha denunciado a Casimiro ante la autoridad judicial competente, que le dicen, y que éste niega los insultos. Así que ahora comenzará el paseíllo de testigos presenciales para que evacúen, se dice así, ante las preguntas de su señoría, que empezarán por el equívoco ese “diga ser cierto”, que el mago peludo ni yo nunca entenderemos. Este país no tiene remedio.

www.eldia.es achaves@radioranilla.com

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »