dom. Feb 17th, 2019

La revuelta del PSOE gomero pone en jaque la continuidad de Casimiro Curbelo y cuestionan a la dirección regional, encabezada por José Miguel Pérez y Julio Cruz

Julio Cruz Hernandez, PSOE

Julio Cruz Hernandez, PSOE

El PSOE hace aguas en la provincia occidental. La Gomera se sumó ayer a la división que existe en el seno del partido y que ya se ha evidenciado en El Hierro, La Palma y en un destacado sector de Tenerife. La isla colombina parecía hasta ahora un fortín inexpugnable para el veterano Casimiro Curbelo, pero cualificados dirigentes del partido han dado un golpe en la mesa contra el presidente del Cabildo gomero y líder insular de la formación. De camino cuestionan a la dirección regional, encabezada por José Miguel Pérez y Julio Cruz.

Curbelo se apresuró en un comunicado a decir que esta rebelión no supone que la mayoría del partido esté en su contra, sino “una parte”. Pero también resulta significativo que los críticos sean su, hasta ahora, secretario de Organización, tres alcaldes y otros tres miembros de la Comisión Ejecutiva Insular. Estas siete personas presentaron su dimisión irrevocable como integrantes del máximo órgano de dirección de los socialistas gomeros, compuesto por doce miembros elegidos en el congreso insular del 10 de noviembre de 2012.

En concreto, se trata del hasta ahora secretario de Organización, Administración y Acción Electoral, Ramón Jerez; el de Políticas Institucionales y regidor de Alajeró, Manuel Ramón Plasencia; el secretario de Formación y alcalde de San Sebastián, Ángel Luis Castilla; el de Bienestar Social y alcalde de Agulo, Néstor López; las secretarias de Medio Ambiente y Cultura, María del Pilar García y Lara Morales, respectivamente; y la de Economía, Vanesa Hernández.

Dejan sus cargos enfadados por la “inactividad orgánica, la ausencia de debate interno y las formas de coordinar” la fuerza política por Curbelo, pues creen que “no son las más adecuadas y tampoco las que se corresponden con las obligaciones estatutarias emanadas de los congresos” del partido. Además de producirse, según ellos, una “auténtica ruptura del diálogo interinstitucional entre él como presidente del Cabildo y los ayuntamientos”. Denuncian una “fractura” entre la máxima institución de la Isla y los consistorios gobernados o no por el PSOE, que dirige cuatro de los seis.

Responsabilizan de ello a la actitud de Curbelo que “prima por encima de todo su protagonismo, lo que ha originado que en muchas ocasiones a la falta de comunicación se sumen puenteos” a las decisiones de los consistorios. Por ello quieren derrocar a quien ha sido su secretario insular durante 31 años y forzar a la Comisión Ejecutiva Regional a nombrar una gestora que asuma las riendas del partido.

Señalan que la postura de Curbelo ha llevado incluso a la realización de obras por el Cabildo que son competencia local y sin que se enteraran los propios alcaldes, por ejemplo en la instalación de alumbrado público de determinados barrios, o la elaboración unilateral de una ordenanza reguladora de abastecimiento de agua.

Los dimitidos sostienen que han “agotado todas las vías para restablecer el diálogo”, pero ha sido imposible. Fuentes socialistas confirmaron que la actitud de estos dirigentes no es nueva, ya que mantienen discrepancias con Curbelo desde hace meses, pero hasta ahora no habían encontrado el momento oportuno para aunar criterios y salir públicamente en contra del secretario insular, por lo que es de esperar que detrás de ellos haya otros cargos y militantes.

Éste el mayor cisma en el PSC en esta isla. Si bien ya sufrió una escisión con la creación de Socialistas X La Gomera en 2011. El exalcalde de Hermigua José Ramón Mora fundó este partido y atrajo a “muchos” descontentos con la conducta de Curbelo que ayer algunos tacharon de “dictatorial”.

Esta vez los díscolos se quejan de que la cúpula regional no ha tomado cartas en el asunto, pese a reunirse con José Miguel Pérez en enero, por ello ponen en entredicho su forma de dirigir. Pérez aspira después del verano a revalidar su candidatura a la Presidencia del Gobierno en las primarias a convocar tras las elecciones europeas.

La dirección regional calla, consciente de la dificultad de reconducir esta tormenta política. Curbelo, que lleva 23 años al frente del Cabildo gomero, les exigió ayer que se pronuncien sobre el conflicto abierto y así “despejar dudas”. Pidió “cordura, calma y reflexión” en el partido insular y dejó entrever que la revuelta obedece a “apetencias personales” para los comicios locales de 2015.

r. acosta / h. mederos

www.laopinion.es

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »