mié. Mar 20th, 2019

Ruymán García: “Es una injusticia absoluta; no he cogido un solo euro”

Ruyman Garcia Marichal, PSOE

Ruyman Garcia Marichal, PSOE
Ruyman Garcia Marichal, PSOE

“La condena me parece una injusticia absoluta; no he hecho nada diferente que no se hubiera hecho en este y otros ayuntamientos de Canarias en los últimos treinta años, cuando no había Relación de Puestos de Trabajo”, declaró ayer Ruymán García, exalcalde de Valle Gran Rey, tras anunciar que su letrado, Eligio Hernández, pedirá ante el Tribunal Constitucional la nulidad de la condena de 4 años, 6 meses y 1 día de cárcel que ratificó el Supremo esta semana.

La solicitud ante el TC se basa, según Eligio Hernández, porque la condena, emitida en primera instancia por la Audiencia de Santa Cruz de Tenerife, vulnera el principio de presunción de inocencia y la tutela judicial efectiva al considerar culpable a Ruymán García de tráfico de influencias. Para Hernández y García, “el Supremo ha visto el caso de puntilla y no ha entrado en materia”.

Ruymán García confía en que su condena sea “nula” porque “no he cogido un solo duro, porque se trata simplemente de una condena ejemplarizante para atajar la corruptela que existe”, sin que el Supremo “entrara a valorar los argumentos jurídicos que se exponían en el recurso”, según le indicó su letrado Eligio Hernández, quien fuera fiscal general del Estado.

Ruymán García relata que la denuncia de dos concejales nacionalistas surgió a raíz de la moción de censura que él encabezó contra su expartido (CC), pasando al grupo mixto para convertirse en julio de 2008 en alcalde de Valle Gran Rey y presentarse en las siguientes elecciones por el Partido Socialista. “Ha sido una venganza política, porque ya entonces me amenazaron por haber contratado a mi hermana Yaiza María, algo que todo el pueblo sabía”.

Eligio Hernández, por su parte, sostiene que su defendido, Ruymán García, en aquel momento primer teniente de alcalde y concejal de Hacienda y Personal, hizo ese contrato por orden del que era el alcalde, Esteban Bethencourt, ya fallecido.

Según la sentencia de la Audiencia Provincial ratificada por el Tribunal Supremo, se considera probado que Ruymán García firmó a Y. M. M.R. un contrato con plena conciencia de su ilegalidad y en virtud de sus lazos personales. El contrato de auxiliar de ludoteca tuvo un salario bruto de 5.700,86 euros y unos gastos de Seguridad Social que ascendieron a 1.711,10 euros, según se detalla en la sentencia de la Audiencia ratificada el jueves por el Supremo.

NORBERTO CHIJEB | Valle Gran Rey|DIARIO DE AVISOS

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »