mar. Mar 26th, 2019

La Gomera se Mueve, Manifestación

Crucero Thompson Spirit

Parece que en La Gomera ha cambiado el año, pero seguimos con las mismas costumbres no solo de 2013 sino de hace ya muchas décadas. En la nueva “encíclica” dominical del empleado-presidente donde nos intenta disfrazar el día a día de la isla y hacernos ver una realidad, que sólo existe en su cabeza.

Esta vez, lejos de contestarle, vamos a intentar rehacer su artículo para traducirlo y trasladarlo a la realidad de La Gomera y sus habitantes. Diría así:

No nos engañemos. La gran apuesta de futuro en La Gomera pasa por el turismo. Los otros sectores como la agricultura, la ganadería o la pesca ya he conseguido cargármelos. Baste analizar que el 90% de productos alimenticios tenemos que traerlos de fuera. A veces resulta muy difícil encontrar una habitación libre y lugares como Valle Gran Rey, se han visto saturados a los largo de todas las navidades. Y eso a pesar de mis innumerables esfuerzos para que esto no llegara a ocurrir (no ser capaz de exigir y lograr la línea marítima interior, nuestra pésima gestión en el incendio, el amianto que sigue sin recogerse, los “incendios” del mes de diciembre, la obra del barranco…)

La Isla se ha ido convirtiendo de forma progresiva en un destino altamente valorado para los habitantes de medio mundo. Hace algunas décadas a los gomeros no nos quedaba más remedio que emigrar para labrarnos un futuro mejor. Y a veces incluso para sobrevivir… Esto sigue ocurriendo exactamente igual o peor ahora, ya que nuestros jóvenes se siguen marchando sin expectativas de futuro, tenemos la tasa más alta de paro de Canarias y durante el año pasado el censo bajó a niveles de 2004. Sin embargo, son los residentes de otros puntos del mundo los que llegan a la Isla para disfrutar de nuestros paisajes y de nuestra forma de ser y vivir. Algo realmente impensable hace pocas fechas. Difícilmente la agricultura, la ganadería o una inexistente industria puede ofrecernos perspectivas tan sólidas que se equiparen a las que promete el turismo. Como ya he comentado, de eso me he encargado yo invirtiendo el dinero público en obras pufas, inútiles e inacabadas.

Como ejemplo tenemos lo que ocurre con los cruceros, aunque todos aquí sabemos que no dejan sino migajas y que no va a ser la para hoteleros, restauradores, etc,… A lo largo del año que ahora empieza esperamos la arribada de 77 cruceros en los que vendrán 85.000 viajeros, a parte de la tripulación. Un flujo de visitantes que me permitirán decir que este próximo año va a venir mucha gente… aunque ni se queden ni disfruten de la isla. A esta ola puede subirse ya el municipio de Valle Gran Rey con su puerto de Vueltas como nuevo destino en el que atracarán las embarcaciones turísticas. El puerto ha sido capaz de albergar cruceros y embarcaciones de pasaje hace muchos años, pero al Gobierno de Canarias donde gobernamos, no le da la gana terminar la segunda fase, y yo tampoco quiero pelearme con mi amigo Pauli.

En San Sebastián también tenemos un puerto cuyo volumen de tránsito se sitúa en 1,3 millones de personas al año, cifra sólo comparable a la de algunos puntos de la geografía nacional como el Estrecho. En este caso también veremos en breve como se impulsan obras para poder dar trabajo a los amigos constructores. Tenemos pendiente terminar el Puerto de Valle gran Rey y el de Playa Santiago, pero seguiremos escarbando en La Villa y lo otro ya se verá.

En la actualidad miles de visitantes utilizan nuestras líneas marítimas para entrar o salir de la Isla. De hecho los habitantes de La Gomera se pueden diferenciar en dos clases. Los que acaban de llegar y los que están a punto de partir. Y es que la Gomera ofrece tan poco futuro gracias a mí que si eres habitante y aún sigues aquí, seguramente ya tengas los pasajes sacados. El mar sigue siendo nuestro medio favorito para desplazarnos, aún así seguiremos financiando un aeropuerto infrautilizado del que sólo salen unas 60 personas al día.
El mar, por tanto, sigue sirviendo como válvula de escape por causas de mi gestión.

El mundo desde hace algún tiempo mira a La Gomera y descubre una Isla llena de
encantos, de senderos que deparan mil y una sorpresas, de paisajes inimaginables, de un clima privilegiado, unas playas alejadas de la presión turística, unos establecimientos de calidad, un pueblo hospitalario, unos productos gastronómicos que deleitan y unas costumbres que despiertan la curiosidad…Miran eso y se vuelven a ir al ver audillones, piscinas como la de Hermigua, un jardín botánico que da pena… que más les voy a contar de mis obras públicas… Sabemos que el turismo de cruceros no es la panacea para impulsar la economía insular (esto es lo único real que dice, así que lo dejaremos) pero debemos aprovechar la oportunidad que nos brinda la llegada de estos miles de visitantes, darles una vuelta de un día por la isla, marearlos como piojos y que no vuelvan a pisar esta tierra mía… digo nuestra!

Así que ya saben, cuando vean pasar las guaguas con turistas saluden con la manita, y si paran, échenle un silbidito y ofrézcanle bolsas de mareo.

Transcripción realizada por La Gomera Se Mueve

 

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »