sáb. Abr 20th, 2019

El fin del trayecto

Ramón Trujillo, IUC
Ramón Trujillo, IUC

Antes de dejar este tema quiero contar algunas cosas para que, cuando se hable de unidad de la izquierda en Tenerife, quede claro de qué no se está hablando. ¿Se acuerdan de Socialistas por Tenerife, el proyecto de los escindidos del PSOE que iban a regenerar la política? Nunca imaginé una decepción tan contundente y tan rápida.

La decepción empezó con el primer pleno de la legislatura en La Laguna. Lo primero que pactaron, sin consultarnos y a nuestras espaldas, fue el apoyo a los sueldos privilegiados del grupo de gobierno, a cambio de una liberación para Viciana de más de 40.000 euros anuales (importe que posteriormente aumentó). Rápidamente entendimos que la capacidad de influir de IUC iba a ser nula y que habíamos cometido el error de no poner gente de IUC en los primeros puestos de la lista. Unos iban a hacer lo que les diera la gana y otro iba a dejar hacer mientras preservaba su imagen.

El segundo episodio del esperpento fue el intento de SxT de manejar los recursos asignados al representante público en Santa Cruz. Lógicamente, Corrales se opuso y le apoyamos desde IUC. Entonces vino el tercer episodio. Desde SxT acusaron públicamente a Corrales de que se beneficiaría de unas indemnizaciones de dudosa legalidad. Ante la gravedad de la acusación -y como coordinador en aquel entonces de IUC-Tenerife- me reuní con un responsable de SxT y le pedí pruebas de su acusación. Le hice saber que si había pruebas de sus acusaciones nosotros actuaríamos en consecuencia. Nunca aportó nada.

La relación con SxT se deterioró por completo y quedó a la espera de que se expidiera el certificado de defunción. El cuarto episodio se produjo en mayo de 2013 cuando SxT denunció a Corrales por cobrar indemnizaciones presuntamente ilegales. Se les volvió a pedir pruebas y no nos dieron nada. El nuevo coordinador de IUC-Tenerife preguntó al concejal si había cobrado esas indemnizaciones y se le respondió negativamente. Todo parecía una denuncia sin fundamento y sin recorrido de SxT y se decidió apoyar públicamente a Corrales (si fuera cierto que el objetivo de IUC era ir por libre y librarse de Corrales ese habría sido el momento adecuado, pero como no es cierto y como parecía injusta la denuncia, pues se le apoyó).

Hace unas semanas llegamos al quinto acto: la filtración que demuestra que Corrales nos había ocultado sus ingresos en concepto de indemnizaciones y la denuncia que le pusimos en Fiscalía.

Pero entonces viene el sexto acto, que es particularmente esclarecedor: la rueda de prensa de SxT, anunciando nuevos datos sobre la presunta ilicitud de los cobros del concejal. Ahí se dice falsamente que en la mesa del pacto se había informado a IUC de las pruebas de los cobros en mayo de 2013. Falsa y puerilmente, pues en esa misma rueda de prensa dicen que habían expulsado a IUC un año antes, es decir, no estábamos en la mesa del pacto (que, en realidad, dejó de reunirse casi desde el principio a la vista del deterioro fulminante de la coalición).

Lo realmente importante es lo siguiente: da la impresión de que SxT siempre quiso que pensáramos que sus acusaciones contra Corrales no tenían fundamento. No nos dieron pruebas la primera vez que se las pedimos y es posible que entonces no tuvieran nada. Lo desconozco. Pero la segunda vez que les pedimos pruebas es obvio que sí las tenían, no nos las dieron y prefirieron que pensáramos que mentían. ¿Por qué hicieron esto? ¿Querían que IUC mirara para otro lado por desconocimiento para, posteriormente, si Corrales era imputado intentar que el caso salpicara a IUC y dañar nuestra credibilidad? ¿Se planteaban denunciar a IUC como encubridora si Corrales resultaba imputado? ¿Qué sentido han tenido algunas filtraciones y algunas ocultaciones selectivas? ¿Dar munición a organizaciones de la izquierda para que se destrozaran entre ellas? ¿Algún independiente pintaba algo en todo esto?

La lección ha sido amarga. SxT era un tinglado oportunista para dar oxígeno a quienes querían jugar a lo de siempre diciendo que hacían otra cosa. Nos equivocamos con ellos. Pero también hemos demostrado que no somos lo mismo al distanciarnos de ellos, de su modo de actuar y al demostrar que cuando somos conscientes de una conducta irregular actuamos con contundencia y rapidez. Y lo bueno es que ya está claro qué no es alternativa, qué no es izquierda y qué es oportunismo. Hoy el panorama de la izquierda alternativa está más claro que nunca (con los oportunistas desacreditados y los monta-chiringuitos para parasitarse a organizaciones reales en procesos unitarios desorientados) y hoy las condiciones son mejores que nunca para que la izquierda real nos unamos y demos una respuesta histórica a un momento histórico.

Ramon Trujillo

IUC

Puedes dejar tu comentario con Facebook

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »